Una familia, originaria de Argentina, recorría Latinoamérica cuando la pandemia de Covid-19 los alcanzó en territorio mexicano; actualmente los viajeros permanecen en Campeche y comercializan rompecabezas para conseguir su sustento diario.