Ramón E. Arreola
Agencia Reforma

CDMX.- El 29 de agosto dio inicio la más antigua de las 3 Grandes Vueltas del Ciclismo: El Tour de Francia.
Se dan cita 160 competidores, verdaderos atletas capaces de soportar durante 21 días más de 3 mil 470 kilómetros sobre una bicicleta, donde resisten todo tipo de climas y superan, en terreno plano, los 70 kilómetros por hora, con sólo un casco y unos guantes como equipo de protección.
Este año se presenta una modificación importante: la bonificación de tiempo que se otorgará en 8 puertos de montaña y que pueden ser factor importante para definir al primer lugar. Es un evento que tiene una dolorosa cicatriz que dejó el dopaje por 7 años, tema que siempre ha sido controvertido e incómodo para los participantes.
Este año tendremos que adicionar una situación de pandemia que obliga a cumplir con medidas sanitarias estrictas y pruebas a los participantes: si un ciclista da positivo será retirado del evento. Los ciclistas deben guardar distancia, tienen prohibido dar autógrafos y tomarse fotografías; sin embargo, difícilmente puedes contener a los fans que consideran una fiesta asistir y ser testigos, sobre todo, cerca de la meta.
Confiemos que esta “burbuja” que cubre el evento de ciclismo más importante y con mayor seguimiento, sea suficiente y tengamos saldo blanco, hablando de accidentes graves y contagios por COVID-19.