La inauguración del Hospital General de Zona Número 3 (HGZ-3) del IMSS, prevista para diciembre, viene a cumplir una exigencia de los derechohabientes de tener una atención oportuna y de calidad, sin embargo no hay que quedarse en ese momento, sino hay que ir por el cuarto hospital, ya que a estas alturas los tres serán insuficientes para acoger a una población en aumento.

Es difícil que el actual sexenio federal autorice la inversión, pero si desde ahora se comienza el trámite podría considerarlo la próxima administración dentro de sus prioridades; para ello el gobierno del estado, el sector privado, las agrupaciones sindicales y la delegación del Instituto Mexicano del Seguro Social deben unir esfuerzos para impulsar su construcción.

En la actualidad los hospitales 1 y 2 trabajan al máximo de su capacidad, por lo que el inicio de actividades en el 3 vendrá a desahogar en parte esas acciones, ya que los afiliados que radican en los municipios del centro y norte del estado podrán ser integrados a él, con lo que a su vez ellos abreviarán tiempo.

No obstante, el beneficio será menor en virtud que seguirá el déficit del espacio físico y de personal, ya que el crecimiento anual de la planta laboral es en promedio de 60 mil personas, lo que significa que  junto con sus dependientes se incorporan al IMSS entre 250 mil y 300 mil.

Por lo anterior se requiere volver a tocar puertas hasta lograr que se autorice el cuarto nosocomio y hacerlo a la mayor brevedad para evitar que se tarde diez años o más en materializarse, como ocurrió con el que está por abrirse.

El que se levantó en el municipio de Jesús María se encuentra en un 97% de avance, de acuerdo a la información que aportó el delegado estatal del Seguro Social, Diego Martínez Parra, por lo que se espera que a finales de este mes o principios de septiembre esté listo, sin embargo abrirá sus puertas hasta diciembre, una vez que esté totalmente equipado. De la misma manera se ha contratado al 60% de las 1,300 plazas disponibles y está en la fase de inscripción el personal que ocupará puestos administrativos.

El total de la población adscrita a consultorios es de 848 mil, por lo que ya se trabaja en la redistribución de los derechohabientes para lograr un equilibrio en las cargas de trabajo entre los tres hospitales y se tenga un mejor aprovechamiento de la infraestructura hospitalaria y de los recursos humanos con que cuente cada lugar.

Martínez Parra ratificó que la inversión asciende a casi mil millones de pesos y contará con 144 camas y 31 especialidades y en el turno vespertino se convertirá en un hospital de tercer nivel de pediatría, con lo que se da curso a una añeja demanda de la población derechohabiente.

Con el arribo del tercer hospital la infraestructura crece, ampliándose en 42% el número de camas y en un 45% las especialidades, pero como se menciona en los primeros párrafos se tiene que ir más adelante para evitar que en algún momento se tengan problemas de atención.

Es necesario aprovechar la experiencia que en este sentido ha vivido el delegado Diego Martínez, a quien se debe en gran parte que finalmente se tenga el HGZ-3, al ser insistente en tocar puertas a nivel central, lo mismo que el actual dirigente de la Sección XXI del SNTSS, Arturo Rodríguez, que desde otros cargos sindicales le correspondió participar en las acciones que han tenido lugar desde hace varios años.

El gobernador Martín Orozco Sandoval puede encabezar esta tarea y conseguir que en su gestión se tenga el cuarto hospital, lo que sería uno de sus principales legados para el sector obrero, en tanto los empresarios deben exigir que así como ellos son buenos para pagar las cuotas, el IMSS considere esta necesidad que tienen los trabajadores.

Será una batalla de resistencia y perseverancia, de mucho aplomo, pero al final del camino sabrán que el empeño valió la pena.

SÓLO RESULTADOS

El mando único en materia policiaca es un modelo que incluye prevención, inteligencia y combate a la delincuencia, que en teoría es lo adecuado, pero en el terreno de los hechos hay un desajuste que abre interrogantes, que obliga saber en dónde está la falla, porque los problemas lejos de decrecer continúan aumentando.

Si hay un trabajo fusionado de las policías estatal y municipal y con la participación de los agentes ministeriales, no se entiende porqué siguen los asuntos negativos que inclusive se han dado asaltos en plena luz del día en la Zona Centro sin que los ladrones muestren el mínimo de temor de ser capturados.

Podría parecer insistente mencionar este punto, pero cuando se conocen casos de robos que sufrieron menores de edad, ancianos o jovencitas y que los asaltantes no se conformaron con arrebatarles lo que llevaban sino que les dieron de golpes, no queda otra opción que seguir preguntando, a quien corresponda: ¿hasta cuándo hay que esperar para que se dé la eficacia de las corporaciones de seguridad?

El pasado 19 de julio el secretario de Seguridad Pública del Estado, Sergio Alberto Martínez Castuera, aceptó que “definitivamente han crecido los delitos del fuero común en Aguascalientes”, pero aquí no se trata de que la máxima autoridad en la materia reconozca que hay dificultades, sino qué especifique qué se hace para reducirlos y en su caso eliminarlos.

Lo único que señaló fue que existe el compromiso de disminuir los sucesos delictivos y que hay una labor de inteligencia de la Fiscalía General del Estado que está “georeferenciando” 14 colonias de la ciudad capital, consideradas como de las más conflictivas y de ellas sobresalen 5, en donde “el delito impera”.

Presuntamente, para evitar que los delincuentes “trabajen”, hay “operativos disuasivos e inhibitorios” más intensos en Pilar Blanco, Insurgentes, José López Portillo (La Barranca) y Haciendas de Aguascalientes, considerados los lugares más “problemáticos”, al mismo tiempo se mantiene la vigilancia en el resto de la mancha urbana, lo cual no debe ser muy intenso porque en la zona dorada no cesan los asaltos a casas-habitación, principalmente en el fraccionamiento Los Bosques, que hasta hace poco era de los más seguros y tranquilos.

De manera aislada ha habido frutos, como el más reciente operativo en comunidades de San José de Gracia, donde se logró la aprehensión de una banda de ladrones de automóviles que dio pie para que en un domicilio se encontrara droga y armas.

Lo que demanda la sociedad de los once municipios, no sólo de la ciudad capital, es soluciones, que puedan estar en la vía pública con la confianza de que no sufrir un asalto y que su hogar no haya sido profanado, lo cual se logrará cuando la policía cumpla con aptitud su función de ser garante de la seguridad ciudadana, mientras tanto seguirán escuchándose toda clase de evasivas que a final sirven para ocho cosas.

BASURA Y MÁS BASURA

Tal parece que los encargados de vigilar que Aguascalientes esté aseado ya se cansaron y que no les importa revalidar el reconocimiento que ha recibido los últimos años como “ciudad limpia”. La mejor muestra es un recipiente que está a unos pasos de palacio de gobierno, junto al hotel que se encuentra en Nieto y José María Chávez, que desde la mañana del domingo estaba colmado y con varias bolsas negras en el suelo. Esto no obstó para que personal del mismo municipio “lavó” ayer con chorros de agua a presión el bote, sin importar su contenido y lo que estaba tirado, seguramente porque su función era sólo arrojar el líquido, pero la imagen que tenían frente a sí los transeúntes estaba lejos de ser lo más agradable.