La nave New Shepard logró su objetivo y llegó al espacio esta mañana. En ella viajaron Jeff Bezos, el hombre más rico del mundo, y sus tres acompañantes, despegando desde Launch Site One, una instalación remota en el desierto del oeste de Texas, a unos 40 kilómetros al norte de la ciudad de Van Horn.

El cohete fue lanzado verticalmente y la cápsula de los pasajeros se desprendió de manera programada al alcanzar los 100 kilómetros de altura, antes de volver a caer a la Tierra colgada de tres paracaídas.

Fabricada por la empresa Blue Origin, la nave -que mide 18.3 metros y está compuesta por un cohete y una cápsula-, superó los 100 kilómetros de altura, la llamada Línea de Kármán que divide la atmósfera del espacio exterior.

Para viajar con Blue Origin es necesario no sufrir vértigo, poder subir el equivalente a siete pisos en menos de 90 segundos -para la torre de lanzamiento- y no pesar más de 100 kilogramos.

Además del fundador de Amazon, de 57 años, la tripulación estuvo conformada por su hermano Jeff, de 51, quien es dueño de una empresa de marketing y de un fondo de inversión; Wally Funk, de 82, un experimentado piloto que acumula 19 mil 600 horas de vuelo; y Olivier Daemen, de 18, recién graduado de la preparatoria y quien iniciará en septiembre estudios de Física y Gestión de la Innovación en la Universidad de Utrecht, Países Bajos.

(Con información de Agencia Reforma)