Luego de 48 horas de haberse registrado el asesinato de un velador, en el interior de un yonke ubicado en el municipio de Jesús María, hasta el momento son pocas las pistas que tienen los agentes del Grupo Homicidios de la PDI para resolver el crimen.
Y es que las primeras investigaciones, apuntan a que el asesinato de un guatemalteco, ocurrido durante la madrugada del pasado viernes, en el interior de un yonke ubicado en la calle Feliciano Martínez y casi cruce con la avenida Alejandro de la Cruz Saucedo, en el fraccionamiento Chicahuales I, en el municipio de Jesús María, no tuvo como móvil el robo.
Sin embargo, por la saña en que ocurrió el crimen, se presume que por lo menos se encuentran involucradas dos personas que hasta el momento no han sido identificadas.
Fue el pasado viernes a las 09:10 de la mañana, cuando el propietario del yonke encontró muerto a su velador, identificado como Luis Alfonso, de 44 años, originario de Guatemala.
Esta persona se encontraba tirada en el suelo y maniatado de pies y manos.
La necropsia realizada por médicos forenses, reveló que fue estrangulado y murió de asfixia, además de que se le detectó una herida punzocortante penetrante de tórax posterior, con perforación de pulmón.
Se estableció que el guatemalteco acostumbraba a meter por las noches a varias personas del sexo masculino con la intención de ingerir bebidas alcohólicas.

¡Participa con tu opinión!