El caimán ubicado en la esquina de López Mateos y José María Chávez cumplió un mes averiado, continuando con el riesgo para la alta afluencia de vehículos y peatones que transitan por el lugar. No se ve para cuándo las autoridades pondrán una solución, mientras tanto, los trafitambos siguen ahí al pie del cañón.