Advierte el Colegio de Economistas de Aguascalientes que el principal riesgo en la economía de México se encuentra en el sector energético, ante la nueva iniciativa de reforma a la Ley de Hidrocarburos enviada por el presidente de la República a la Cámara de Diputados que busca restringir la participación privada en el mercado de los combustibles.
Su presidente, José Gil Gordillo Mendoza, lamentó que este tipo de iniciativas sigan sin consensarse con los actores económicos ni con el sector privado, en un afán por fortalecer a Pemex y a la Comisión Federal de Electricidad, por lo que un mayor proteccionismo lleva a una menor competencia y también a mayores costos para el consumidor y por ende una mayor afectación en sus bolsillos.
Dijo que para los mercados dicha contrarreforma no puede ser nada favorable y mucho menos para nuestro principal socio comercial que es Estados Unidos y toda la serie de empresas extranjeras que ya hicieron sus inversiones en México en materia de hidrocarburos, por lo que el cambiar las reglas del juego, sólo va a desincentivar todavía más la inversión.
Subrayó que si la intención es fortalecer a Pemex, el Gobierno debiera hacerlo de otra manera para hacerlo más competitivo y sobre todo reduciendo sus costos, toda vez que en este momento, sale más barato comprar la gasolina ya refinada, que refinarla en México, “y creo que ese es el tema, esta autonomía o este nacionalismo mal entendido en el rubro económico va a impactar en las finanzas públicas y a los consumidores, ese es el camino que yo le veo”.
Recordó que durante muchos años hubo mucho dispendio de recursos en Pemex y nada de inversión en tecnología, por lo que al participar empresas externas en la perforación y extracción, le daban una mayor competitividad al sector energético. “Ahorita le quieren dar a Pemex actividades que no tiene la capacidad de hacer, además de que muchas cosas ya son subcontratadas en Pemex. En Tabasco, hay gente de otros países haciendo todo, entonces al final es un mito este nacionalismo, porque en lo que tiene que ver la extracción sí, pero en lo que tenga que ver con el consumidor no, eso es lo que no cuadra con el Gobierno Federal”.