Un espacio digno y de ayuda integral

La Casa del Migrante del DIF Estatal apoya con lo básico e indispensable a las personas que vienen de paso por el estado, sobre todo a niños no acompañados de algún familiar, a fin de que tengan una estancia temporal digna, estableció la procuradora de Protección de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, Zulema González Reyna.

La funcionaria estatal indicó que hace un par de meses entró en operaciones la Casa del Migrante del DIF a través de la cual proveen de alimentos, vestido, atención médica general y especializada con el apoyo del Hospital Hidalgo, así como la parte de recreación con clubes de lectura, juegos de mesa y atención psicológica.

Comentó que también se les brindan artículos de primera necesidad como vestido, ya que en ocasiones los migrantes niños, niñas o adolescentes que llegan solos, vienen la mayoría de las veces solamente con un cambio de ropa. “Ahorita, por ejemplo, tenemos a una chiquita que no tiene ropa, llegamos a esos extremos de atención, entonces brindamos ese tipo de apoyo”.

Indicó que la Casa del Migrante del DIF es un centro pequeño que por ser un lugar de paso tiene una capacidad mínima de 30 personas, aunque han llegado a tener una población hasta de 150, tras los recientes operativos que tuvieron lugar en septiembre pasado, sin que se haya demeritado la atención que se les brinda. “En el primer operativo recibimos a 120, pero se nos juntaron con otros 30 que teníamos ya albergados, dando un total de 150 migrantes y en el operativo del pasado miércoles, fueron 72 los detenidos, de los cuales damos acogimiento a 42 niños, niñas y adolescentes”.

Apuntó que los usuarios que más atienden vienen procedentes de Guatemala, Honduras, El Salvador, Ecuador, Nicaragua y Cuba, por lo que en dicho centro cuentan con un grupo multidisciplinario compuesto por un ingeniero encargado del centro, acompañado de psicólogos, un médico general, un vigilante, cuidadoras y cocineras todos al servicio de los jóvenes migrantes.

Asimismo, dijo que se les da asesoría jurídica y el acompañamiento para que tengan comunicación cada tercer día con sus familiares de su país de origen y también se les ha hecho un programa destinado para que los jóvenes tengan una estancia más cómoda y llevadera. “El tiempo promedio en que están los jóvenes es de 15 hasta 90 días, la ley señala que pudieran estar bajo nuestro cuidado hasta 90 días, pero el DIF Estatal con la Procuraduría en coordinación con el Instituto Nacional de Migración hacemos las gestiones necesarias para que a la brevedad posible puedan ser repatriados”.