Como un absoluto disparate calificó el Frente Nacional por la Familia la anulación de la regulación a la objeción de conciencia prevista desde el año 2018 en la Ley General de Salud. Su coordinador Carlos García Villanueva consideró que esto es un claro activismo por la ideología de género y que será combatido por las vías legales y manifestaciones para echar abajo la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
Recordó que la Objeción de Conciencia de los médicos está protegida en el artículo 10 Bis de la Ley General de Salud, el cual invalidó la Corte, pero que también está en la Constitución, “entonces desde el punto de vista jurídico, no puede ser que declaren inconstitucional un artículo que está en la Ley de Salud y que está en la Constitución. Lógicamente ellos no pueden cambiar la Carta Magna porque ellos no son legisladores, pero sí hacen ese disparate”.
En tal sentido, dijo que el FNF apoya a los médicos en la objeción de conciencia, recordando que ellos hicieron un juramento hipocrático de proteger la vida, por lo que al cambiar la Ley de Salud, los quieren asustar con sus trabajos lo cual es injusto, además de que en el contrato que tiene la Secretaría de Salud con su personal también está protegido, “entonces esto no está acabado, la Corte se ha equivocado y vamos a ver qué van a tener que echar marcha atrás en esto”.
Afirmó que ello forma parte del activismo del presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar, de la ideología de género en el Poder Judicial apoyado por el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, respecto a lo que ellos han llamado como la “democratización de la familia”, en donde incluyen temas tales como el aborto, la eutanasia, el reconocimiento de la unión de personas del mismo sexo, la aprobación de las drogas, la sexualización de los niños desde muy pequeños y una serie de ataques radicalmente directos en contra de la familia.
Por lo anterior, dijo que el Frente Nacional por la Familia analiza ya los diferentes recursos legales a lo que va a recurrir ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos así como algunos otros que van a promover en el país, aunado a una importante manifestación nacional que tendrá lugar el próximo 3 de octubre en la Ciudad de México y que organiza la Comisión Episcopal Mexicana. “Están convocando a la ciudadanía en general en el país a una marcha en contra de todo esto. Están absoluta y totalmente de acuerdo que esto no debe de ser. No es lo que digan estas 11 personas de la Corte, sino lo que diga la ciudadanía”.