En treinta y cinco años del Servicio de Transporte Colectivo Foráneo, el cincuenta por ciento de las 444 concesiones se encuentran en manos de mujeres, sin embargo sólo tres mujeres han aceptado desempeñarse como trabajadoras del volante y aunque las puertas se encuentran abiertas para realizar este trabajo, ellas lo rechazan.
Armando Santana Valdez, presidente de Enlace de Transporte Colectivo Foráneo, indicó que es evidente el poco interés femenil para incursionar como operadoras de camionetas, ya que este servicio dura mucho tiempo fuera de sus lugares de origen, es decir prácticamente todo el dia, aparte ellas suelen estar al pendiente de sus familias.
Hace apenas cuatro meses, dijo que el gremio perdió a su última mujer chofer, ya que tras un accidente vial donde ella no tuvo la responsabilidad de acuerdo al parte de la policia federal de caminos optó por retirarse de esta actividad.
“Sólo una mujer que empezó como chofer se convirtió con el paso de los años en concesionaria y así continua, aunque es una persona mayor. Y la otra mujer operadora decidió en su momento separarse hace cinco años y no volvió, comentó.
Es un hecho que las mujeres están preparadas para participar en este servicio y un ejemplo claro es que los concesionarios que han tenido relación laboral con mujeres han dicho que ellas siempre son responsables y sin los riesgos que acusan a los varones en el sentido de que pueden distraerse y dejar sus trabajos.
A través de los años, los hombres concesionarios han ido dejando sus títulos por la vía sucesoria a sus esposas o hijas, y eso permite que en la actualidad el 50% de estos documentos se encuentre a nombres del género femenil.
“Hasta el momento, el Enlace de Transporte Colectivo Foráneo ha observado que las mujeres concesionarias se interesan más en los aspectos legales, en transparencia en cuanto a sus ingresos y egresos, también se preocupan de la seguridad de sus choferes, de los pagos ante el fisco, es decir son más administradas con respecto a los hombres”, concretó Armando Santana Valdez.