Al presentar su Primer Informe de trabajo de su segundo periodo como rector de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, Francisco Javier Avelar González, expresó que prácticamente el último año se han tenido situaciones inéditas, pues la contingencia sanitaria por el COVID-19 significó un desafío sin precedentes para todos los sectores, en especial el ámbito educativo, donde fue necesario implementar diversas acciones para darle continuidad a la formación académica integral de la comunidad estudiantil.

Destacó que a partir de que la Organización Mundial de la Salud presentó la alerta por la pandemia, la institución migró a plataformas digitales todos los contenidos y cursos de los programas académicos de bachillerato, licenciatura y posgrado, con lo que se logró seguir adelante con la excelencia educativa que ha caracterizado a la UAA.

Asimismo, se realizaron acciones tanto en iniciativa propia como en colaboración con otras instituciones y organismos, para hacer frente a las consecuencias de la pandemia, esto al realizar campañas para generar y donar despensas, dispositivos electrónicos, botellas de agua, cubrebocas y kits de seguridad sanitaria.

Precisó los alcances de la treintena de proyectos enfocados al estudio de problemáticas relacionadas con el COVID-19; el diseño, fabricación y donación de importantes insumos para el sector salud, entre los que resaltó las cajas de acrílico para procesos de intubación de pacientes, y un económico y efectivo gel sanitizante hecho a base de vinagre.

También se presentaron dos prototipos de ventiladores mecánicos que gracias a su bajo costo, funcionalidad y sencillo proceso de fabricación podrían marcar una notable diferencia en la capacidad de los hospitales para atender a pacientes contagiados de coronavirus que así lo requieran. Todos estos logros fueron posibles en atención a la operatividad, finanzas y transparencia de la institución.

De manera particular, Avelar González se refirió a la implementación del Centro Universitario de Ultracongelación, que cuenta con equipos y sistemas de la más alta tecnología, capaces de almacenar en perfectas condiciones más de 3.5 millones de dosis de vacunas contra el virus SARS-CoV-2, como, por ejemplo, el compuesto biológico desarrollado por Pfizer y BioNTech. De este modo, la institución refrenda su compromiso con la sociedad para hacer frente a la contingencia sanitaria por COVID-19.