El abogado José Luis Eloy Morales Brand señaló que la razón por la que un presunto delincuente puede enfrentar un proceso penal en libertad, en lugar de estar en prisión preventiva, no recae en los jueces o la Fiscalía, sino en la falta de fundamentación adecuada por parte de la Unidad de Medidas Cautelares (UMECAS), según lo establecido por ley.
Por normativa, son las Unidades de Medidas Cautelares, que en su mayoría dependen de las Secretarías de Seguridad Públicas Estatales, las responsables de evaluar y presentar pruebas mediante informes de riesgo para justificar la prisión preventiva. Sin embargo, Morales Brand enfatizó que estas unidades no están desempeñando adecuadamente su función.
“Cuando se critica que personas bajo proceso penal estén en libertad, porque el juez no ordenó la prisión preventiva o debido a la integración deficiente de la carpeta por parte del ministerio público, es generalmente porque la UMECA no ha realizado adecuadamente su evaluación de riesgo. Si lo hicieran, cualquier juez dictaría una prisión preventiva justificada”, explicó.
Morales Brand también señaló que las UMECAS enfrentan problemas significativos como la falta de personal suficiente y especializado, recursos presupuestarios limitados, y la ausencia de agentes policiales para llevar a cabo investigaciones.
Además, subrayó que, dentro del marco del Sistema Penal Oral, las UMECAS deberían ser organismos independientes y descentralizados que faciliten el proceso a todas las partes involucradas, incluidas la víctima, el imputado y la Fiscalía del Estado.
Finalmente, aclaró que. aunque las UMECAS no deben depender directamente de la Fiscalía, no existe impedimento para que formen parte del Poder Ejecutivo. De hecho, aproximadamente el 90 por ciento de las UMECAS en los estados del país están adscritas a las respectivas Secretarías de Seguridad Pública.