Jesús Sosa
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- «Señoras y señores, un lance enooooorme».
Así mantenía el Doctor Alfonso Morales, con la emoción a flor de piel, al público que disfrutaba con sus narraciones la lucha libre.
Ayer, el también cronista de box murió a los 71 años de edad a causa de una deficiencia renal, informó su sobrino Leonardo Riaño, en redes sociales.
«Hace unos minutos falleció mi tío, mi gran maestro y amigo el Doctor Alfonso Morales. Su hermana Lulú, su hermano Armando, Ofe y yo lo hemos acompañado en una dura pelea frente a una deficiencia renal. Gracias a todos por su cariño a un enorme ser humano», publicó el también comentarista en su cuenta de Twitter.
Al lado de Arturo «El Rudo» Rivera, Morales creó un estilo único con sus frases y gran emoción que catapultaron a varios luchadores de las décadas de los ochentas y noventas.
El originario de Huetamo, Michoacán, también compartió micrófonos con leyendas como Antonio Andere, Pedro «El Mago» Septién y Jorge «Sonny» Alarcón.
Leyendas como el Perro Aguayo, Cien Caras, Canek, Octagón y otras catapultaron su popularidad con el granito de arena que le ponía el Doctor con su particular voz.
Una anécdota es que durante las funciones de Tinieblas, el Dr. Morales se ausentaba de la transmisión, por lo que se empezó crear el mito de que el comentarista era realmente el luchador, incluso un día La Parka se despidió de él con la frase «hasta luego, Tinieblas».
Morales llegó a la televisión en 1980 y su voz, que ayer se apagó, se volvió parte del arte del pancracio.