Derivado del aumento de nuevos casos de contagios por COVID-19 y de la entrada en vigor del nuevo decreto estatal, que contempla medidas de prevención y restricción de movilidad social, la Universidad Autónoma de Aguascalientes, analiza las medidas a implementar de cara al arranque del próximo semestre para evitar dentro de lo posible mayores riesgos de salud para alumnos y docentes.
El Consejo Universitario en próximos días definirá las nuevas medidas que se habrán de implementar, en lo que es un nuevo periodo crítico derivado del incremento de pacientes positivos al mencionado virus. De entrada, la posibilidad de que las clases sean totalmente presenciales, está totalmente descartada, por lo que todo parece indicar que las actividades universitarias seguirán siendo como hasta el semestre pasado, es decir implementándose el modelo híbrido con clases a distancia y algunas más de manera presencial.
El semestre enero-junio inicia el próximo 24 de enero, por lo que en días previos los integrantes del Consejo Universitario, tendrán que someter a votación las nuevas medidas a aplicarse. Si bien, hasta el semestre anterior, el 85% de los estudiantes de la UAA acudían a por lo menos a una clase presencial, con una asistencia al interior del salón del 50%, se espera que una de las nuevas disposiciones podría ser que la capacidad por salón no superara el 30% del mismo.
Sin embargo, cabe mencionar, las medidas contra COVID-19 que serán aplicadas en la Máxima Casa de Estudios, dependerá también de la misma evolución que registre la pandemia en las siguientes semanas.
“Se está analizando la posibilidad de regresar al modelo híbrido como antes de que salieran de vacaciones. La mayoría de los estudiantes a distancia y otros más acudiendo a materias presenciales, dando prioridad a lo que son las prácticas”, revelaron fuentes universitarias.

¡Participa con tu opinión!