MONTERREY, N.L.- Echarse unos tequilas con María Félix y terminar “medio jarras” luego de un divertido día de parranda con la gran diva de México, es una anécdota de hace cuatro décadas que Lucía Méndez no olvida y de la que ahora surgen fotografías.
“Esas fotos las tienen y estoy muy emocionada porque las voy a develar, no las conocía, son inéditas. ¡Qué barbaridad!, ¡cuántos años no tienen!”.
El encuentro de las actrices se dio cuando la Méndez grababa la telenovela Colorina en 1980 con el fallecido Enrique Álvarez Félix, hijo de La Doña, quien las presentó.
Este material fotográfico será presentado hoy en el evento ¡María Félix Vive! cuando se conmemoran el 107 aniversario de su natalicio y 19 años de su deceso.
“Nos fuimos a comer al restaurante El Lago, ahí la conocí y me contó todo de sus romances. Hubo una química grande, luego le dije: ‘Ya me voy’, porque tengo un evento. Me iban a entregar un Disco de Oro precisamente por Colorina. Y me dijo: ‘Yo te acompaño, yo voy contigo'”, platicó Lucía imitando la voz de la diva.
“Ya andábamos medio jarras. Yo, te soy sincera, no sé tomar, y ella sí sabía tomar. Al pasar la tarde, cantó ‘María Bonita’ y me servía y me servía bebida. Yo le decía: ‘no puedo ni pararme, qué vamos hacer’.
“Entonces volteó y dijo: ‘No, qué barbaridad, es un escándalo. Tengo que inventar algo’. Volteó, tronó los dedos y dijo: ‘Seguridad, estamos muy cansadas, necesito que nos carguen’. Entonces ya la cargaron a ella, luego me cargaron a mí, el que me iba a cargar no podía conmigo… No, no, como (escena de una película) de Almodóvar”, contó Lucía.
Finalmente, las sacaron del lugar y las metieron al carro de La Doña.
“Entonces volteó y me dijo: ‘Ves, es la ventaja de ser María Félix'”. (Lorena Corpus/Agencia Reforma)