Continúa la lucha de la Secretaría de Desarrollo Urbano contra ciudadanos que pegan sin permiso propaganda en la infraestructura pública.
Esta mala práctica se lleva a cabo en postes de alumbrado, paraderos de autobuses, banquetas y semáforos entre otros, explicó Jaime Gallo Camacho titular de Sedum.
Explicó que existe la autorización para instalar pendones y el Código Municipal lo contempla, siempre y cuando se solicite el permiso en Imagen Urbana, el trámite tiene un costo y la publicidad permanece de manera temporal.
Gallo Camacho dijo que durante la pasada administración no se otorgaron permisos para la colocación de propaganda debido a que ello deteriora la imagen urbana, “el problema es que las empresas lo instalan, pero ya nunca lo quitan entonces se vuelven eternos y al paso del tiempo, se deterioran y dejan una pésima imagen”, detalló.
El encargado de Desarrollo Urbano mencionó que existe una nueva problemática que atenta contra la estética urbana, pues algunas “tribus urbanas” instalan pegotes con diferentes imágenes y mensajes en paredes, señalamientos, en bancas, maceteros y hasta banquetas del centro de la ciudad.
“Aunque tenemos una cuadrilla que de forma permanente hace recorridos y retira parte de los pegotes, hay ocasiones que los pegan con un material tan adhesivo que nos cuesta mucho trabajo retirarlos y a veces se quedan ahí”, explicó.
La mayoría de la publicidad que se instala en lugares indebidos es para la promoción de lectura de cartas, créditos y venta de casas.
Cuando la secretaría detecta este tipo de publicidad trata de retirarla de forma inmediata, en caso de que no se pueda el personal de Servicios Públicos se encarga, se utilizan los números telefónicos que aparecen en los volantes para llamar y requerir al responsable que elimine todo lo que ha pegado de manera indebida o de lo contrario se hará acreedor a una multa.

¡Participa con tu opinión!