Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador arremetió ayer contra las organizaciones religiosas y no gubernamentales, a quienes acusó de «hacer daño» a su Gobierno, al asegurar que es el que más desapariciones acumula.
Tras asegurar que se han derechizado y actuado de mala fe, el Mandatario defendió la decisión de su Administración de actualizar el censo de desaparecidos.
«Hubo mala fe de nuestros adversarios, que quisieron engañar diciendo que había más desaparecidos que nunca y que coincidía con nuestro gobierno; muy mala fe de organizaciones pseudo no gubernamentales, de la sociedad civil, hasta religiosas, que yo respetaba mucho, pero se han derechizado por completo», acusó.
«Y se les olvida que no hay que mentir, que es la verdad la que nos hace libres. Entonces, en el afán de afectarnos, pues inventan, son capaces de calumniar y de hacer daño. Hay mucho coraje, eso es lo que caracteriza a la derecha. Así como son muy corruptos, con excepciones honrosas, y muy hipócritas, son también muy autoritarios, fachos».
Durante su conferencia y antes de reunirse con gobernadores emanados de las filas de Morena, López Obrador consideró que en diciembre de este año podría estar listo el censo de desaparecidos.
– ¿En diciembre estará listo el censo de desaparecidos?, se le preguntó.
– «A lo mejor. Tenemos una reunión con los gobernadores porque estamos viendo esto de la búsqueda de desaparecidos y pienso que, pues sí, en diciembre podemos ya informar», dijo.
Más tarde, entre las 11:00 horas y las 15:00 horas, el Presidente sostuvo una reunión privada con 20 gobernadores morenistas para hablar del tema.
Solo estuvieron ausentes los mandatarios de Michoacán, Guerrero y San Luis Potosí.
En el encuentro participaron la nueva Comisionada de Búsqueda, Teresa Reyes Sahagún; el Subsecretario de Derechos Humanos, Félix Arturo Medina, y la Canciller, Alicia Bárcena, entre otros funcionarios.