Con más de 35 años de experiencia, el señor Marcial Lomelí, originario del municipio de Jesús María, se ha encargado de embellecer tumbas y altares de muerto, al ofrecer las tradicionales flores de cempasúchil, la cual tiene alta demanda en estos días de cara al próximo 2 de noviembre.
Ubicado sobre el Camino a La Rinconada, en aquella demarcación, el productor detalla que la flor de temporada en estos momentos ha tenido gran aceptación, luego de que durante el año pasado por la pandemia y el cierre de panteones, las ventas se desplomaron hasta en un 60%. Actualmente, detalla que la producción de la flor está comenzando a ser rentable, luego de que se trata de una especie que requiere de poco agua a diferencia de otras semillas. Desde temprana hora, el señor Marcial, junto con su esposa, hijos y dos trabajadores más, se encargan de recolectar las flores y hacer enseguida los manojos que serán ofrecidos a las afueras de los panteones.
Con la intención de mantener vivas las costumbres mexicanas, pidió a las familias adquirir dichas flores, que dan color y singular alegría a las festividades por el Día de Muertos.

 

Así lo dijo:
“El año pasado fue el peor para nosotros como productores, nadie quería flores, se quedó mucha mercancía. Pero este año gracias a Dios la situación es distinta y lo mejor está por venir en esta semana que es cuando mayor cantidad de pedidos tenemos”, expresó.
Marcial Lomelí, productor de cempasúchil.