Claudia Salazar y Martha Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El diputado Benjamín Saúl Huerta renunció a la candidatura de reelección consecutiva en el distrito 11 de Puebla, luego de que fue acusado de abuso sexual por un joven de 15 años.
Con fecha 22 de abril, el legislador de Morena dirigió su renuncia al presidente del Consejo Distrital del Instituto Nacional Electoral.
“Por medio del presente escrito renuncio de manera definitiva e irrevocable a la candidatura a diputado federal por el principio de mayoría relativa del distrito 11, en la que estoy registrado por la Coalición Juntos Hacemos Historia.
“Por lo antes expuesto, se me tenga por presente, solicitando me sea aprobada mi solicitud de renuncia”, cita el oficio.
El partido confirmó la renuncia definitiva e irrevocable del legislador, quien no ha solicitado aun licencia y mantiene el fuero, en un mensaje en su cuenta de Twitter.
Fuentes legislativas indicaron que el morenista se pondrá a disposición de las autoridades para ayudar en la investigación y deslinde de responsabilidades.
La decisión de Huerta se dio luego de que se difundiera una llamada que el propio diputado hizo a la madre del menor que lo acusó de abusar de él en un hotel de la Zona Rosa.
En la llamada, el morenista buscaba llegar a un acuerdo económico y pedía que por favor no lo destruyeran, al tiempo que la mamá le reclamaba lo que le había hecho a su hijo.
Huerta respondió que fue “un mal entendido” del adolescente.
Por la tarde, el coordinador de los diputados de Morena, Ignacio Mier, afirmó que lo que haya hecho el diputado no fue mientras legislaba.
“No, porque no lo hizo en su función como diputado federal, lo hizo en su vida personal”, respondió Mier en la Cámara de Diputados.
A lo que la diputada Lorena Villavicencio reclamó a Mier que justificara la actuación de Huerta.
“No es un tema de vida personal, estamos frente a un delito en flagrancia de abuso sexual contra un menor, debe exigir a la Fiscalía de la Ciudad de México, como lo hacemos mujeres diputadas, que se investigue y se proceda de conformidad con la ley”, manifestó Villavicencio.
Por su parte, la secretaria general de Morena, Citlalli Hernández, aseguró que en el partido no permitirán ninguna conducta ni antisocial ni delincuencial.
“Estaremos en toda la disposición y al pendiente de lo que informe la Fiscalía, incluso si es necesario impulsar su desafuero”, comentó.
¿La expulsión del partido?
-Sí, claro, de confirmarse, Morena no va a solapar a nadie que tenga conductas de este tipo.