Marlen Hernández
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- En el primer semestre del año, la banca comercial registró una caída de 34.1 por ciento anual en su utilidad neta como resultado del impacto del coronavirus, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y de los mismos bancos.
Durante el periodo enero-junio, la utilidad de la banca fue de 54 mil millones de pesos, unos 28 mil millones menos que los 82 mil millones registrados en el mismo periodo del 2019.
Este resultado obedece a menores ingresos por intereses, lo mismo que por comisiones, intermediación y otros, además de la creación de reservas preventivas dado el impacto económico en hogares y empresas a raíz de las medidas de aislamiento.
De los 50 bancos que componen el sistema bancario, 36 registraron caídas en su utilidad, los más afectados fueron: BBVA, con una baja de 7 mil 998 millones de pesos; Banamex, con una de 5 mil 38 millones; Banco Azteca, con una de 4 mil 724 millones, y Banorte, con una de 4 mil 65 millones.
Entre los bancos que registraron crecimiento en su utilidad estuvieron JP Morgan, Barclays, Monex e Intercam, entre otros.
Las estimaciones preventivas para riesgos crediticios subieron en 52.3 por ciento y alcanzaron un saldo de 106 mil millones de pesos.
Integrantes del sector bancario han reportado la creación importante de provisiones para hacer frente a la morosidad esperada por la situación económica derivada de la pandemia.
“El saneamiento o las estimaciones preventivas para riesgos crediticios fueron lo que afectaron”, expuso Ignacio de la Luz, director de finanzas de BBVA en conferencia.
Durante el primer trimestre del año, el BBVA generó reservas por 16 mil 237 millones de pesos y para el segundo, por 7 mil 613 millones.
“La creación de reservas crediticias es la que hace que la utilidad neta del trimestre caiga”, coincidió Manuel Romo, director general de Citibanamex, en conferencia sobre los resultados del segundo trimestre.
“Con base a nuestra expectativa futura de cómo se va a comportar la economía es que creamos estas reservas preparadas para castigos futuros”.
De hecho, en el segundo trimestre Citibanamex creó reservas preventivas por 2 mil 300 millones de pesos, al igual que Banorte que, buscando anticiparse al deterioro en cartera, elevó las reservas en 4 mil 868 millones, de los cuales 3 mil millones corresponden a reservas adicionales a las requeridas.