Por: Octavio Díaz García de León

Twitter: @octaviodiazg

Estamos saturados de distracciones que provienen del embate noticioso de todo lo que hace y dice Trump. No recuerdo un caso de algún personaje que acapare las noticias en todo el mundo como este presidente de Estados Unidos. Lo que hizo durante las elecciones en su país lo sigue haciendo de una manera pasmosa y hemos caído en su trampa. Al Sr. Trump sólo le gusta que se hable de él, bien o mal, y allí estamos todos atentos a sus barbaridades.

En ese proceso noticioso que nos llena de Trump y sus andanzas, nos hemos distraído de lo importante: cómo superar los problemas que enfrenta México, los cuales nos hacen presa fácil del nuevo presidente de Estados Unidos. Es tiempo más bien de pasar a la acción, resolviendo nuestras carencias y debilidades para fortalecernos como país.

Sin duda, las amenazas de Trump, que se vienen anunciando desde julio de 2015 y las cuales finalmente ya se están tomando en serio, merecen una atención especial para articular una estrategia de defensa de nuestro país. En este sentido, llama la atención que nuestro canciller, el Dr. Luis Videgaray, ha retomado su papel como líder informal del gabinete. Así lo vemos incursionar en los terrenos de otros secretarios, tales como los de Economía, Gobernación, Defensa, Marina y Hacienda, además de los suyos propios. Por si fuera poco, también lleva a la distancia la conducción del PRI, donde despacha una persona cercana al canciller y seguramente se encargará de las elecciones que se avecinan, principalmente las del Estado de México para asegurarse de que gane su partido. No cabe duda que para el presidente Peña es quizá su colaborador más indispensable y de mayor confianza, hecho que sin duda lo coloca de nuevo como uno de los posibles candidatos del PRI a la Presidencia. El Dr. Videgaray se ha cargado de responsabilidades, pero esperamos que él no se distraiga con tantos asuntos y resuelva lo que le toca resolver, que es hacerse cargo de Trump y sus secuaces. Si todo le sale bien, seguramente será el candidato a la Presidencia en 2018 del presidente Peña y, por lo tanto, de su partido.

Es un hecho que Trump es una distracción para todo el mundo. Basta ver la cantidad de espacio que le dedican los medios noticiosos no sólo americanos, sino de todo el mundo. Los canales de noticias de televisión restringida tales como Fox News y CNN, han aumentado de manera muy importante sus ratings debido a la cobertura que le han dado a Trump. De la misma forma, el programa Saturday Night Live que se ha dedicado a burlarse del presidente Trump como de ningún otro en su historia, ha visto elevarse sus ratings. Los medios de comunicación en México no son la excepción y quizá con razones más válidas, por la amenaza que representan las locuras del multicitado contra nuestros connacionales indocumentados y contra el comercio entre los dos países. El tono en las noticias ha sido de miedo hacia el personaje, pero a veces se le sobreestima en sus bravatas. Sin embargo, si ya sabemos desde hace meses lo que va a decir, lo que quiere hacer y sabemos que hará todo lo posible para cumplir sus amenazas, es tiempo de pasar a la acción, aunque sea un poco tarde, y ya no distraernos.

Más que seguir observando lo que hará Trump, que como dije, ya lo sabemos de todas formas, debemos poner nuestra atención en nuestros problemas urgentes. La lista es larga y no todos tienen que ver con Trump: una economía a punto de la recesión con un gasto público excesivo que no ha servido para estimular la economía y que está llegando a los límites razonables de endeudamiento, mismo que no se había visto en décadas; pobreza extrema que sigue sin mitigarse a pesar de décadas de programas de subsidios; inflación creciente y en riesgo de salirse de control; una devaluación del peso que tampoco se veía desde 1995; una explosión en los niveles de violencia, medida en el número de asesinatos que alcanza ya niveles de récord histórico; la casi quiebra de Pemex, junto con la caída en la producción de hidrocarburos; la dependencia excesiva de importaciones de gas natural y gasolina de Estados Unidos, que en caso de un enfrentamiento con ese país y de cortarse el suministro de los mismos, afectarían seriamente al país al reducirse el suministro de buena parte de la energía eléctrica y limitar seriamente el transporte; una corrupción desatada que afecta al país y un largo etcétera.

El abatimiento de la corrupción tiene especial importancia dado que es un mal que afecta a todos los ámbitos de actuación del Gobierno. Urge que el Sistema Nacional Anticorrupción inicie ya sus actividades, se nombre a la brevedad al fiscal anticorrupción, se nombren contralores en los organismos autónomos y se persiga de manera eficaz la corrupción. Sobre todo, es urgente atacar aquellos casos que lastiman a la opinión pública, tal como el caso del uso abusivo de helicópteros de Pemex que el ex director de esa empresa, Lozoya Austin, utilizó para realizar más de 900 viajes durante 2015, la mayoría de los cuales quizá no se justifiquen. (El caso de Korenfeld palidece en comparación).

Sería conveniente dejar de distraernos con Trump para atender con urgencia las carencias de nuestro país.

http://octaviodiazgl.blogspot.mx/

https://heraldo.mx/tag/todo-terreno/

Correo: odiazgl@gmail.com