Empresas que no han soportado el alza descomunal de la luz eléctrica han empezado a bajar cortinas, aseguró el presidente del Colegio de Ingenieros Mecánicos y Electricistas, Eduardo Llamas Esparza. Pese a ello, no se advierte una solución pronta a esta condición que se ha producido tras la reforma energética y que se ha agudizado este año, con incrementos que no hay con quien negociar.

Y es que ni son responsabilidad de la Comisión Federal de Electricidad ni la paraestatal tiene actualmente algo qué hacer pues ha quedado reducida a la oficina de cobranza del servicio de luz que se oferta a los mexicanos.

En entrevista, sostuvo que el panorama que hoy mantiene en vilo al sector productivo del país, podría cambiar cuando la competencia se afiance en el mercado, pero esto aún no está cercano.

Recordó que con la reforma energética, los cobros y los rubros ya son diferentes hasta en el recibo de pago y ahora hay diferencia para los que generan energía eléctrica, los que la transportan o las redes de transmisión, así como por la distribución y el cobro básico que llega a casa.

El cambio no es sólo de forma, sino que en el fondo es que la generación de electricidad esta abierta ahora a que empresarios de gran talla estén inmersos en el mercado a través de la energía fotovoltaica que, aun cuando ya tienen algunos años, todavía no se consolidan.

Respecto del estado, Llamas Esparza indicó que ya existen algunos parques fotovoltaicos pero aún no los han terminado y en su momento tendría que bajar el costo de la luz eléctrica ya que no es lo mismo traerla desde Chiapas y sus hidroeléctricas, que tenerla aquí en Aguascalientes. Recalcó sin embargo que el ajuste a la baja será sólo eso y no se notará mucho porque desafortunadamente las fórmulas creadas para el pago de luz fueron diseñadas por la Comisión Reguladora de Energía (CRE), a efecto de que todo se cobre.