La pandemia del coronavirus ha servido, entre otras muchas cuestiones, para promover el teletrabajo. Trabajar a distancia desde casa, con la ayuda de una buena conexión a internet, es la fórmula que han puesto en marcha muchas empresas para continuar con su actividad y reducir la propagación de la enfermedad.

Internet es también desde hace años un canal de comunicación inmejorable para el emprendimiento. Vemos ejemplos claros de ello en las redes sociales, que nos muestran como ganar entre 500 y 1000 pesos diarios. Las opciones para conseguir estos ingresos extra pasan por el marketing de afiliados, el dropshipping, los shows de streaming en vivo o ganar presencia en redes creando contenido.

Streamers y creadores de contenido, un deseo cada vez más presente entre los jóvenes

Si hace 15 años le preguntábamos a un niño que quería ser de mayor, la respuesta podía ser muy diversa: desde futbolista a profesor pasando por policía o bombero, entre otras muchas. Sin embargo, si hacemos esa misma pregunta hoy en día no debe sorprender nada que una de las respuestas más repetidas sea la de ser influencer, streamer o, en definitiva, creador de contenidos.

Internet es una ventana de oportunidades enorme para millones de personas y las redes sociales permiten conectar a una persona con otras muchas simplemente a través de una pantalla.

Los streamers de videojuegos se han posicionado como referentes de muchos niños y jóvenes, al igual que youtubers e instagrammers. Esta vía de ganar dinero, aunque no es sencilla pues el mercado está muy copado, es muy económica, pues únicamente basta con adquirir un buen equipo de imagen: cámaras, focos, micrófono y equipo informático, y comenzar a generar contenido.

El problema de esta práctica es que al final, el creador de contenido acaba dependiendo de las políticas de las plataformas: Youtube, Twitch o TikTok entre otras. Además, no existe mucha transparencia sobre cómo se premia a los creadores por su contenido: en función de las visualizaciones, las suscripciones, la viralidad… En cualquier caso, es una vía muy actual para generar dinero desde casa.

El marketing de afiliados, aprovecha tus dotes como redactor

Una segunda vía interesante para ganar dinero desde casa es como redactor web. La fórmula es sencilla, en la teoría. Surgió a partir de la fama que adquirieron los blogs hace años y ha ido derivando hacia una especialización.

El marketing de afiliados consiste en crear espacios web especializados en una determinada materia, en un nicho, y promocionar productos que se lancen a la venta desde marketplace que cuenten con programas de afiliados.

De este modo, el autor del blog lo que hace es crear contenidos a modo de guías de venta, tutoriales, recomendaciones… y en ellas promociona esos productos. Cuando consigue que los lectores compren ese producto, el marketplace premia al propietario del blog con una comisión de venta. Para el cliente final no implica ningún tipo de coste extra.

No obstante, con el marketing de afiliados existe una barrera importante, y es que no es fácil encontrar un nicho que no esté ya muy copado y que resulte atractivo para los consumidores. Las claves para generar ingresos a través de esta vía pasan por generar contenido de calidad que esté bien posicionado en buscadores como Gooogle, promocionar productos con un precio de venta suficiente para que la comisión a recibir sea atractiva e informar de manera fiel, directa y real.

El dropshipping, la venta a través de internet

Una tercera vía es el sistema de negocio conocido como dropshipping, que guarda algunas similitudes con el marketing de afiliados. En este caso, el producto a la venta no se encuentra en un marketplace, sino que es directamente el emprendedor el que lo pone a la venta.

La dinámica consiste en crear una tienda online a través de internet pero sin necesidad de disponer de stock. Los productos no los vende el emprendedor, sino que es el mayorista hasta el consumidor final, de modo que el dropshipper actúa como intermediario.

Se trata de una vía para acercar a productores con los consumidores finales. Para ello es importante diseñar un espacio web que sea atractivo, donde esté bien tratado el SEO y que ofrezca recomendaciones de calidad.

Todas estas vías, de manera indiscutible, deben beber de conocimientos suficientes de marketing online, capacidad comunicativa y manejo de redes sociales, pues cuanta mayor sea la audiencia a la que se llega, más opciones habrá de generar ingresos diarios.