Mircea Mazilu

Mañana se cumplen 80 años del fallecimiento de uno de los líderes más importantes del marxismo revolucionario: León Trotsky. El 21 de agosto de 1940, a las 19:45 horas, el que había participado en la dirección de la Revolución Rusa de Octubre fallecía en Coyoacán, Ciudad de México, a causa de un ataque que había sufrido un día antes. Con él moría la idea de la “revolución permanente”, que había defendido con fiereza en sus años de vida. En el artículo de hoy rendimos homenaje a esta figura tan influyente del siglo XX, repasando los principales datos de su biografía, así como el trágico suceso que acabó con su existencia.

Lev Davidovich Bronstein, como era su nombre original, nació el 7 de noviembre de 1879 en Yakovka, Ucrania, en el seno de una familia de agricultores judíos. Estudió derecho en la Universidad de Odessa y desde muy temprano comenzó a simpatizar con el marxismo. En 1898 fue arrestado por escribir en contra del gobierno zarista, siendo encarcelado en la ciudad de Odessa y posteriormente desterrado a Siberia. En el año 1902 consiguió escapar para exiliarse en Europa, donde conocería a los principales defensores de la socialdemocracia rusa.

Fue allí donde, también, se adhirió al Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia (POSDR). En 1903, en el seno del II Congreso de dicho partido, se unió a los mencheviques, una fracción moderada que, a diferencia de los radicales bolcheviques, defendían una revolución que primero debía pasar por una fase burguesa y capitalista antes de que el proletariado asumiera el poder.

Tras la Revolución de 1905, fue nuevamente desterrado a Siberia, desde donde, una vez más, consiguió fugarse al extranjero. Al estallar la Revolución de Febrero de 1917, Trotsky abandonó los Estados Unidos, donde se hallaba exiliado, y regresó a Rusia. Una vez allí, se asoció con los bolcheviques y se convirtió en miembro del Comité General del POSDR. Participó en la Revolución de Octubre en colaboración con Lenin, dirigiendo la ocupación del Palacio de Invierno.

Ya durante el gobierno soviético fue designado comisario del pueblo de Asuntos Exteriores, cargo que le permitió ser el artífice ruso de la negociación de la Paz de Brest-Litovskde 1918. Aquel mismo año se convirtió en comisario del pueblo para Asuntos Militares, fundando desde este puesto el Ejército Rojo y liderando la victoria de los bolcheviques sobre el Ejército Blanco en la guerra civil rusa (1917-1923).

Antes de la muerte de Lenin en 1924, Trotsky fue elegido por éste como máximo dirigente de la Unión Soviética, cargo que nunca llegaría a ejercer. Iósif Stalin, Secretario General del Comité Central del Partido Comunista desde 1922, lo apartó paulatinamente del poder; en 1925 Trotsky fue destituido del cargo de comisario del pueblo para Asuntos Militares; en 1927 fue expulsado de la Comisión Central del partido; en 1928 fue deportado a Kazajistán; y en 1929 fue desterrado de la Unión Soviética.

Vivió exiliado en Turquía, Francia y Noruega hasta que en 1937 obtuvo asilo político en México, siendo presidente de este último país Lázaro Cárdenas. Aún después de su expatriación, Trotsky nunca dejó su lucha revolucionaria, escribiendo obras como La Revolución permanente (1930), La Historia de la Revolución Rusa (1932) y dirigiendo la IV Internacional, una organización de partidos comunistas fundada en 1938. Pero, a pesar de que su actividad se estaba realizando lejos de Moscú, Stalin deseaba ferozmente acabar con su vida.

La tarde del 20 de agosto de 1940, Trotsky fue atacado en su casa de Coyoacán por Ramón Mercader del Río, un comunista catalán que obró por órdenes del líder de la Unión Soviética. Haciéndose pasar por un periodista belga, el agresor lo golpeó con un piolet, provocándole tres heridas, una de ellas en la cabeza. Al día siguiente, cerca de las 7:45 PM, el revolucionario fallecía a la edad de 60 años. Sus restos fueron guardados en el patio de su casa, hoy Museo Casa de León Trotsky, que se puede visitar en la Ciudad de México.

mircea-mazilu@hotmail.com