Este lunes el Wolverhampton tenía una oportunidad de oro de sumar una victoria que los metiera de lleno en la pelea por puestos europeos, pero la ausencia de Raúl Jiménez sigue pesando en el juego del equipo que no encuentra la manera de sustituir la gran aportación ofensiva del mexicano. Los lobos se metieron a casa del Burnley que llegaba en zona de descenso y lamentablemente para su causa se llevaron una dolorosa derrota.
La lluvia arreció en la primera parte complicando el andar de la pelota. Aunque tuvieron algunos acercamientos los Wolves no pudieron ponerse al frente y al 35′ se vieron abajo en el marcador cuando Charlie Taylor metió centro bombeado desde la izquierda, el balón fue hasta el segundo palo, en donde Ashley Barnes se levantó entre dos defensores para meter cabezazo picado que superó a Rui Patricio que salió sin éxito a tapar el remate.
En la segunda mitad volvió a pesar el juego aéreo del Burnley en una jugada llena de rebotes, sobre todo por los delanteros peleando arriba un centro. La pelota quedó a la deriva a la altura del área chica, con lo que Chris Wood mandó la pelota al fondo con una volea imposible de detener. A tres minutos del final Fabio Silva recortó distancias desde los once pasos con un buen remate cruzado, pero fue insuficiente para evitar la caída de los Lobos.
Con 20 unidades el Wolverhampton se estanca y cae hasta la undécima posición en la Premier League, alejándose ya a cinco puntos de zona de competencias europeas, misma que le pertenece de momento a todos los grandes de Inglaterra que han recuperado el gran momento de épocas pasadas en una pelea cerrada por los primeros puestos. Todavía no se da a conocer el tiempo de recuperación oficial que tendrá Raúl Jiménez para volver a las canchas, pero todo parece indicar que serán varios meses.