Adrián Basilio
Agencia Reforma

CDMX.- El trote para la comunidad de corredores ya no volverá a ser el mismo.
La cantidad de carreras en el país disminuirá por los efectos de la pandemia global de COVID-19.
Estos impactos en la industria del running, que ya se vio obligada a aplazar y posponer carreras a nivel nacional, tardarán en superarse para volver a captar su materia prima, es decir, los corredores, estima Marco Liceaga, presidente de Run México, empresa que organiza cada año un congreso sobre el rubro.
De acuerdo con estadísticas que acopia, durante el primer trimestre de este 2020 se organizaron 242 carreras de diferentes distancias a nivel nacional, de las cuales 65 de ellas se celebraron en marzo, cifra que representa sólo el 30% de las 204 que estaban programadas para este tercer mes del año. Las carreras se interrumpieron entre la segunda y tercera semana de marzo debido al confinamiento decretado por autoridades estatales y federales de salud.
Conforme a sus previsiones, de abril a junio tampoco habrá eventos atléticos, lo que se traduce en unas 500 carreras que serán aplazadas o canceladas dejando para el primer semestre de este 2020 la celebración de sólo 242 recorridos, significando un 72% menos de carreras respecto al mismo periodo del año pasado, cuando se dio el disparo de salida en 871 carreras.

PROBLEMAS PARA REPROGRAMAR
El también promotor y organizador de carreras advierte que todos los involucrados en el negocio del running deben estar conscientes de que la inversión en el deporte es de las últimas prioridades cuando se atraviesa una situación económica como la que se avecina, y por ello, se debe ser muy inteligente para implementar estrategias que permitan una pronta recuperación para el sector.
“El problema con la pandemia inició la primera semana de marzo y desde entonces empezaron las cancelaciones”, recapituló Liceaga.
“Respecto al primer trimestres del año pasado, este 2020 hubo un 30% menos carreras porque se han aplazado o cancelado, y a futuro, pues siguen pospuestas, a ver si se logran para octubre o noviembre o definitivamente hacerlas ya el próximo año. A nivel nacional se van a cancelar más de 500 carreras (en el segundo trimestre)”, lamentó.
El empresario también encuentra complicaciones para reprogramar carreras que no se celebraron, situación que también hará estragos en la industria.
Días atrás, el titular del Indeporte de la Ciudad de México, Rodrigo Dosal, dijo a CANCHA que estaba en contacto permanente con los organizadores de carreras por el tema del calendario en la capital del país, pero que todo dependía de la evolución de la pandemia.
“El problema cuando se quiere reagendar, porque hay mucha oferta de carreras, es que las sedes y rutas ya están comprometidas, entonces lo más seguro es que se cancelen.
“Aunque ahora va a pasar algo importante, si alguna empresa tenía pensado hacer una carrera en octubre, pues con esto de la pandemia a lo mejor la cancela, por supuesto por su estrategia, o por lo que sea, entonces dejan libre esa fecha y alguien más podría tomarla, pero habrá que esperar a ver cómo evoluciona todo”, expuso Liceaga, quien también es director general de Sports Promotion.
Por lo pronto, el Medio Maratón de la CDMX, programado originalmente para el 26 de julio se aplazó para el 25 de octubre, mientras que la tradicional carrera del Día del Padre 2020 finalmente no se celebrará este año en la capital del país.