Trofeo para Gerardo Adame y Corlomé

Por FRANCISCO VARGAS M.

Después de 25 años de no llevarse a cabo una Corrida de Toros en la Plaza San Marcos, la tarde de este domingo 5 de septiembre, nuevamente se realizó una, misma que respondió con creces, tanto por la entrega y enorme disposición de los jóvenes diestros aguascalentenses participantes, como por su organización, festejo con el cual se dio el gran cerrojazo a la Ruta del Vino 2021, y en el que se adjudicó el trofeo en disputa de mismo nombre, el matador Gerardo Adame, quien cortó una oreja, así como la ganadería de Corlomé, obteniendo también un apéndice José María Pastor; mientras que Nicolás Gutiérrez y José María Hermosillo salieron al tercio, escuchando palmas Diego Sánchez, Diego Emilio, quienes no escatimaron cada uno de ellos esfuerzo alguno por alcanzar el triunfo.
Una vez realizado el paseíllo, se rindió un merecido minuto de aplausos como homenaje póstumo a los reconocidos aficionados taurinos don Humberto Elizondo Garza y Julio Esponda, siendo posteriormente sacados al tercio los matadores participantes para recibir una fuerte ovación.
En esta histórica corrida, también de Concurso de Ganaderías se jugaron toros de diferentes dehesas, mismos que salieron en el siguiente orden: Corlomé (arrastre lento), Arellano Hermanos (fracturado del cráneo), Claudio Huerta (complicado), San Isidro (noble con fuerza medida), Rosas Viejas (con buen estilo, palmas en el arrastre), La Punta (con transmisión) y uno de regalo de Francisco Cordero (complicado).

GERARDO ADAME (Vino de Burdeos y Oro)
A “Vinatero”, de la dehesa de Corlomé, lo saludó con verónicas a pies juntos cerrando soltando con torería una punta del capote ligando una revolera. Tomó su turno en quites Diego Sánchez quien lo hizo por chicuelinas, respondiendo Adame por vistosas saltilleras. Brindó su faena al senador Antonio Martín del Campo, para irse al centro del ruedo para comenzar con pases estatuarios por alto, siguiendo con tres series por el derecho con tersura y lentitud, si apretar al noble, bravo y fijo astado, continuando por el izquierdo con la misma factura, para darse después a torear en redondo a base de dejarle la muleta en la cara, finalizando con apretadas joselillinas, sin faltar adornos como pases del desdén y cambios de mano por delante. Con determinación se fue tras el acero, dejando estocada un poco desprendida, cayendo a la arena, sufriendo fuertes golpes. A petición del respetable se le concedió acertadamente la oreja, mientras que los restos del estupendo toro fueron premiados con el arrastre lento.

DIEGO SÁNCHEZ (Malva y Oro)
Con “Buen Temporal”, de la ganadería de Arellano Hermanos, se abrió de capa lanceando a la verónica jugando los brazos y abriendo compás, cerrando con pinturera media. Una vez cubierto el segundo tercio, el toro remató con fuerza en el burladero de aviso fracturándose el cráneo, quedando prácticamente inutilizado, por lo que Diego tomó la espada para pasaportarlo retirándose entre palmas de aliento.
Al de regalo de nombre “Guanajuatense” de Francisco Cordero, lo recibió con una larga cambiada y verónicas, mientras que el segundo tercio lo cubrió el propio Diego invitando a José María Pastor, haciéndolo ambos con lucimiento por lo que escucharon una diana. Con muleta puso empeño y disposición ante un toro que le costaba ir al engaño y con complicaciones, robándole meritorios pases Diego, quien escuchó palmas nuevamente una vez que mandó al destazadero al burel.

NICOLÁS GUTIÉRREZ (Blanco y Plata)
El tercero de la tarde fue “Giraldo”, de Claudio Huerta, alto y un verdadero un ‘tío’ al que bregó para fijarlo a su engaño, mientras que en varas el toro con edad y trapío provocó un herradero, echándole valor Jorge Cobos a cuerpo limpio protegiendo la cabalgadura de su cuadra, mientras que Isabel Prado fue desmontado. Realizado su brindis a su hermano Héctor, sin probaturas acortó distancia sacando meritorios pases por el derecho jugándosela en todo momento ante un toro complicado que salía con la cara a media altura. En la suerte suprema dejó estocada delantera contraria, pinchazo y otra entera para salir al tercio y recibir ovación de reconocimiento a su valor y entrega.

DIEGO EMILIO (Azul Marino y Oro)
Se enfrentó a “Don Chondo” de San Isidro, al que recibió con verónicas rítmicas y chicuelinas abrochado con revolera, continuando con un vistoso quite por gaoneras. En banderillas estuvo lucido Alejandro Prado, por lo que se desmonteró. Ya con multa inició por alto y pase de la firma, siguiendo con derechazos templados sin apretar al noble astado cuya fuerza no era sobrada y molinetes de rodillas y otro incorporado, ligando derechazos encajados y pases por alto, viéndose en todo momento con ideas claras. Al ir por uvas sufre un fuerte golpe con la pala del pitón derecho en el pómulo izquierdo, dejando en el segundo un pinchazo hondo efectivo retirándose entre merecidas palmas.

JOSÉ MARÍA PASTOR (Blanco y Oro)
El quinto fue “Romancero” de Rosas Viejas, mismo que recibió de hinojos con dos largas cambiadas cerrado en tablas, verónicas y gaoneras ajustadas, quitando por vistosas caleserinas. A solicitud del respetable cubrió el tercio de banderillas con facilidad, cayendo a la arena al dejar el segundo par sufriendo un golpe en la frente y parte izquierda de su cara, recibiendo una diana desde las alturas. Rodillas en tierra por alto y derechazos fue la manera de iniciar su faena, para realizar enseguida series con la misma diestra con pases templados y con largueza, ante un toro con clase, dándose también a torear de buena manera por el izquierdo sin alcanzar el mismo resultado, por lo que se pasó la sarga nuevamente a la derecha y logró más pases con el mismo contenido, viniéndose un tanto a menos el toro, siguiendo ajustas manoletinas rodillas en tierra. En la suerte suprema dejó una estocada de efectos, para ser premiado con una oreja ganada a ley, recibiendo palmas en el arrastre el toro.

JÓSE MARÍA HERMOSILLO (Azul Marino y Oro)
El cierra plaza fue “J. Esponda” de La Punta con el que se abrió de capa a la verónica con lances rítmicos quitando por lucidas tafalleras. Por lo que toca con muleta logró una faena artística por ambos perfiles de gran exposición y calado, con pases de gran largueza, temple y profundidad, siendo sus últimos de ellos metido prácticamente entre los pitones, viniendo apretadas arrucinas. Lamentablemente cuando ya tenía en su espuerta las dos orejas, estuvo errático con la espada, siendo reconfortado con una sonora ovación que agradeció en el tercio.
Al final Jorge López Martín, secretario de Turismo y presidente del Patronato de la Feria; Manuel Alejandro González Martínez, secretario de Desarrollo Económico del Estado, acompañados de la Reina de la Feria y princesas, entregaron el trofeo al “Matador Triunfador”, Gerardo Adame; y “Al Mejor Toro” a la ganadería de Corlomé; llegando de esta manera a su fin esta histórica corrida entre fuegos pirotécnicos, disfrutando de este gran festejo el gobernador del Estado, Martín Orozco Sandoval; al igual que el público y aficionados que hicieron una gran entrada en el coso centenario. (pacovargas_@hotmail.com)