El Barcelona y la Real Sociedad cerraron este lunes la jornada 35 de la liga española con un triunfo blaugrana de 2-0. Aunque este resultado no sirvió de mucho porque los culés ya no pelean por nada en esta temporada, al menos ayudó a recuperar la confianza entre los jugadores.
El encuentro se disputó en la ciudad de Barcelona, y en la primera parte, el cuadro local dominó por completo a su rival, pero batalló bastante para encontrar el gol. La más clara antes del gol fue un remate de Raphinha que se estrelló en el poste después de un pase retrasado de Pedri.
La lata se abrió hasta el minuto 40 cuando Lewandowski habilitó de gran manera a Gundogan en una jugada de contragolpe. El alemán condujo hasta los límites del área y le cedió el balón a Lamine Yamal, quien remató de primera de manera cruzada para mover las redes rivales.
En el segundo tiempo, la Real Sociedad tuvo su jugada más clara del partido con un tiro desviado de Brais Méndez que pasó rozando el poste. En los siguientes minutos, ambos equipos generaron peligro, pero parecía que ya no querían pelear más por el marcador.
No obstante, en el tiempo añadido, el Barcelona sumó un gol más por la vía del penalti, y el encargado de cobrar fue Raphinha. De esta manera, el Barcelona se quedó con los tres puntos para regresar al subliderato de la tabla, aunque ahora solo están a la espera de finalizar la campaña con sus últimos tres partidos y completar el trámite de la liga.
Por su parte, la Real Sociedad sí sufrió al perder este partido, porque ahora están en el séptimo lugar y fuera de las competencias europeas.