Por FRANCISCO VARGAS M.
(Crónica y Fotos)

Con una emotiva ‘Procesión del Silencio’, en el meridiano del festejo, recordando ‘La Pasión y Muerte del Rey de Reyes, Nuestro Señor Jesús, la noche de este ‘Viernes Santo’, día 15 de abril, se llevó a cabo la séptima y última novillada de la temporada en la Plaza San Marcos, en la cual se alzó como triunfador el francés Lalo de María, quien cortó dos orejas para salir en hombros en este debut suyo en el coso centenario, mientras que el aguascalentense Alejandro Adame cortó una oreja y Emiliano Osornio, a pesar de no cosechar premios, dejó un grato sabor de boca dando una vuelta al ruedo.
Ante tres cuartos de entrada en ambas localidades, con clima caluroso, se jugaron novillos de la ganadería de Marrón, que cumplieron en varas. Primero, bueno por el derecho; segundo rajado y manso; tercero, bueno con nobleza y palmas en el arrastre; cuarto, descastado; quinto, rajado; y sexto soso y deslucido.
ALEJANDRO ADAME (Blanco y Azabache)
“Bandolero” primero de su lote, lo recibió en el centro del ruedo con una larga cambiada y dos más para después lancear a la verónica cerrando con media, quitando de manera vistosa por chicuelinas. Por bajo flexionando la pierna de salida, pase de pecho y cambio de mano por delante, inició dando enseguida su primera tanda por el derecho cayendo a la arena sin ninguna consecuencia. Siguió por el mismo pitón, logrando derechazos que tuvieron eco, mientras que por el izquierdo, el novillo se quedó muy corto, por lo que prosiguió con series por el derecho, siendo éste el lado más potable, faltándole un punto de fuerza. Intentó nuevamente por el izquierdo arrancándole meritorios ayudados. Acortó distancias para lograr derechazos que llegaron al tendido, concluyendo con más por el derecho sin ayudado. De estocada caída y trasera pasaportó al burel para petición de oreja que fue concedida entre división en un sector marcado por el público.
Su segundo fue “Badajo”, con el que se abrió de capa con lances a la verónica con armonía abrochando con media. Quitó por ajustadas saltilleras y gaoneras pasándose los pitones muy cerca del cuerpo, rematando con revolera. Por alto, molinete, cambio de mano por la espalda y comenzó de pecho su faena, viniendo una primer buena serie por el derecho, cayendo a la arena al inicio de la segunda. Incorporado siguió por el mismo lado ‘cantando la gallina’ el burel que se refugió en tablas, siendo en ese terreno donde le sacó pases meritorios aislados por el derecho a base de ponerse muy cerca de los pitones, dándole los terrenos de adentro, pegándose un verdadero arrimón. Después de ajustadísimas joselillinas, preparó la suerte dejando una estocada poca trasera y un golpe de descabello para dar una vuelta al ruedo.
EMILIANO OSORNIO (Grana y Oro)
A “Barrigón”, lo bregó para fijarlo cerrando con media. En banderillas se lució Aldo Navarro, por lo que se desmonteró. Muleta en mano inmediatamente se dio a torear por el derecho, logrado series con mucha torería y empaque, ante un novillo que al sentirse sometido se fue a los tercios, lo sacó de ese terreno para lograr naturales de buen trazo, cayendo a la arena el burel. Ante que salía suelto y rajándose, a base de insistir y dejarle la muleta en la cara, le robó meritorios pases. Terminando con joselillinas a base de ir tras el astado, mismo que mandó al destazadero de estocada entera delantera y atravesada que no surtió efectos, dando tres golpes para dar vuelta al ruedo.
El quinto fue “Balancín”, al que lanceó con verónicas recreándose y chicuelinas. En la boca de riego comenzó con un cambiado por la espalda y de pecho, poniendo toda la carne en el asador. Por el derecho logró dos series que calaron en el tendido, mientras que por el izquierdo punteaba el novillo, por lo que optó continuar por el derecho acompañando el viaje con la cintura. Al sentirse sometido, el novillo se fue a tablas sacándolo a la parte exterior del tercio, para lograr derechazos de buen trazo y otros en tablas. Estocada trasera desprendida y dos golpes retirándose entre palmas.
LALO DE MARIA (Tabaco y Oro)
Con “Barquero”, jugó los brazos con armonía abrochando, soltando una punta del capote, quitando vistosamente por tafalleras rematando con media. Realizado su brindis a “Tomasina”, comenzó por alto gustándose, viniendo una tanda por el derecho. Siguió por ese mismo lado a base de caerle adelante, logrando derechazos con temple y por el izquierdo, naturales tersos. Más por ambos perfiles cuajando muletazos que tuvieron eco y otros más por el izquierdo a base de aguantar, rematando con lucido desdén, siendo la parte final dosantina y de pecho. Se fue tras el acero, dejándolo en su totalidad, poco caído; solicitud de oreja que le fue otorgada, teniendo petición de la segunda que le concedió el juez.
El cierra plaza fue “Bálsamo”, al que bregó, estando lucido en banderillas Gustavo Campos por lo que se desmonteró. Flexionando la pierna de salida a media altura comenzó su faena, misma que prosiguió con series por el derecho y naturales gustándose, llevado la cara a media altura, continuando con una labor de empeño y disposición. Dos pinchazos, media trasera y otro hondo para escuchar un aviso y palmas.
Al final el matador André Lagravére sacó en hombros a Lalo de María, concluyendo de manera triunfal este último festejo de la Temporada Novilleril 2022 de la Plaza San Marcos. (pacovargas_@hotmail.com <mailto:pacovargas_@hotmail.com>)

¡Participa con tu opinión!