VENECIA, Italia.- El mundo en llamas y revolución que el cineasta mexicano Michel Franco plantea en Nuevo Orden le valió ganar ayer el León de Plata Gran Premio del Jurado del 77 Festival de Venecia, mientras que el Oro fue para Nomadland, protagonizada por Frances McDormand.
Y los presagios se cumplieron. Las dos películas estaban en todas las quinielas, fueron alabadas tras sus estrenos y contribuyeron además a animar una Mostra que transcurría sin grandes sorpresas.
“Venecia ha tratado muy bien a los mexicanos en los últimos años. Viva México y por favor sígannos apoyando en el País para que podamos seguir llevando buenas noticias, ya no puedo por presentarla en salas en México”, dijo el realizador al recibir la estatuilla de manos de la presidenta del jurado, la actriz Cate Blanchett.
La historia narra cómo los pobres se rebelan contra las minorías acomodadas buscando invertir el orden bajo la bandera de la venganza. Actúan en ella Diego Boneta, Naian González Norvind, Mónica del Carmen y Darío Yazbek.
“No tenía ni idea de que, cuando llegara el estreno, la distopía que estaba retratando estaría mucho más cerca de la realidad que de un género cinematográfico”, dijo.
Una realidad agravada ahora por la pandemia. Y en este contexto, retó: “A las personas en situación de gran necesidad, ¿se les ha ayudado?, ¿alguien se ha preocupado de verdad por ellos?, ¿o vamos a volver al mismo punto en el que estaban antes las cosas? Espero que podamos cambiar algo”.
La gran triunfadora sin embargo fue Nomadland, de la directora chino-estadounidense Chloé Zhao, que se llevó el León de Oro con su tercer largometraje, aunque no pudo acudir a recogerlo por las limitaciones del coronavirus. (Staff/Agencia Reforma)