La Feria de San Isidro sigue su curso y este viernes se celebró la vigésima corrida en Las Ventas, Madrid, con uno de los carteles más importantes del serial. Andrés Roca Rey, Emilio de Justo y Borja Jiménez protagonizaron una emotiva tarde con una excelente entrada y un ambiente inmejorable.
El encierro fue de Victoriano del Río, que devolvió un toro que fue sustituido por uno de Torrealta. La suerte no estuvo del lado de Andrés Roca Rey ni de Emilio de Justo. Ambos matadores tuvieron momentos importantes en sus faenas, principalmente gracias a su entrega y buen toreo, pero sus rivales no ofrecieron gran cosa. Ambos recibieron avisos al momento de la espada y se retiraron en silencio con sus dos toros de la tarde.
La historia fue diferente para Borja Jiménez, quien incluso se quedó corto en su colección de trofeos. Con el primero de la tarde, montó la mejor faena de la corrida, con grandes tandas que hicieron levantarse a la afición de sus asientos. Con una gran estocada, parecía que firmaba las dos orejas, pero el juez solo le otorgó una, ante la molestia del respetable.
Para su segundo toro, Borja Jiménez continuó con un toreo de mucha calidad, que le valió una oreja más y dos vueltas al ruedo. Esta vez, la gente protestó al juez por no reconocer al astado en una tarde que fue un tanto polémica. A pesar de esto, Borja Jiménez, con dos orejas, firmó el triunfo y salió a hombros en una gran tarde.
La actividad en Madrid continuará este sábado. Sin embargo, la fiesta brava mexicana tendrá muy poca actividad, tanto en festejos en nuestro país como con toreros mexicanos en otros países.