Más de 130 días tuvieron que pasar para que el futbol mexicano regresara a la competencia oficial, el Estadio Victoria fue el escenario que tuvo la inauguración del GUARD1ANES 2020 con Necaxa recibiendo a los Tigres. Ambos equipos siguieron todos los protocolos necesarios para disputar el encuentro, los rojiblancos no contaron con la participación de Claudio Baeza ni de Juan Antonio Delgado, levantando las sospechas sobre un posible contagio por COVID-19 al no salir ni siquiera a la banca.
Jugadores como Luis Malagón, Unai Bilbao, Mario De Luna, David Cabrera y Martín Barragán salieron como titulares, siendo refuerzos para este torneo; Carlos Guzmán también saltó como titular regresando a las canchas después de su larga lesión. Desafortunadamente tantos cambios en la alineación le pesaron al conjunto aquicalidense que fue un desastre en los primeros minutos del partido, algo que no dejó pasar Tigres para sacar ventaja.
El primer gol del torneo llegó por cortesía del francés André-Pierre Gignac, el delantero francés logró ganarle las espaldas a la zaga rojiblanca aprovechando un gran centro desde la derecha del campo por parte de Luis Quiñones, Gignac remató de cabeza superando a Malagón que fue vencido por la potencia y cercanía del remate. Las oportunidades siguieron llegando para los Tigres que fueron amos del primer tiempo, al 39′ obtuvieron su recompensa gracias a desborde de Aquino por izquierda que llegó a línea de fondo, metiendo diagonal retrasada que Eduardo Vargas firmó aumentando la ventaja visitante.
Alfonso Sosa hizo tres cambios en el entretiempo, recordando que ahora se pueden hacer cinco modificaciones. Con el ingreso del colombiano Jhoao Rodríguez los Rayos tuvieron mayor presencia en ataque haciendo dupla con Maxi Salas, pero no lograron hacerse presentes en el marcador por falta de puntería y un par de pifias de Barragán que estuvo desatinado al frente del arco de Nahuel Guzmán. Por si faltara poco, Jairo González que ingresó en el segundo tiempo cometió un oso gigante al querer salir jugando desde su área con tremenda tranquilidad, Quiñones le robó la pelota que quedó a la deriva para que Gignac la empujara al fondo de las redes con once minutos por jugar.
Tigres prácticamente no se exigió a fondo y aún así les alcanzó para golear 0-3 a Necaxa que dejó claro que será un camino largo por recorrer este semestre con tantos cambios en la alineación titular comparado con el torneo pasado. La siguiente prueba para Necaxa será el próximo viernes visitando a Juárez.