Vaya susto se llevó una madre de familia tras creer que habían privado de su libertad a su hija menor de 12 años de edad, por quien estaban pidiendo una fuerte suma de dinero a cambio de liberarla. Al final se descubrió que todo se trataba de una extorsión telefónica y ante la oportuna intervención de elementos del Mando Único de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado se evitó que se hiciera pago alguno.
Los hechos se registraron el pasado lunes por la tarde, cuando una mujer de 45 años de edad acudió a realizar unas compras a una tienda de autoservicio que se ubica en la Zona Centro de la cabecera municipal de San Francisco de los Romo.
Lo hizo en compañía de su hija de 12 años de edad, la cual se quedó en la camioneta de la familia mientras la madre ingresaba al establecimiento a realizar la compra. Sin embargo, minutos después que salió, ya no encontró a la menor.
Lo peor del caso es que momentos después recibió una llamada telefónica donde la voz de un hombre le informaba que tenían privada de su libertad a su hija y le ordenaron que depositara una fuerte suma de dinero a cambio de liberarla.
La asustada mujer llamó a los servicios de emergencia para reportar lo sucedido y momentos después elementos del Mando Único de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado localizaron a la menor asustada pero ilesa, en la calle Luis Torres Gaytán, por lo que procedieron a asegurarla.
Cabe destacar que la jovencita tenía en su poder un teléfono celular y los extorsionadores la contactaron y mediante amenazas le ordenaron que siguiera las instrucciones que le iban a dar, ya que de lo contrario iban a matar a todos sus familiares, por lo que la menor decidió obedecer.