Elementos de la Policía Municipal de Cosío y de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado evitaron que una familia sufriera una extorsión telefónica, al localizar a dos menores de edad que supuestamente habían sido privados de la libertad por unos delincuentes.
Los hechos tuvieron lugar cuando una mujer de nombre María Angélica, de 35 años de edad, vecina del municipio de Cosío, reportó que sus dos sobrinos de 15 y 16 años de edad, que son originarios de la comunidad de El Coecillo, en el estado de Zacatecas, habían acudido a visitarla.
En determinado momento, salieron de su domicilio sin avisarle al lugar a donde se iban a dirigir y, más tarde, recibió una llamada telefónica de parte de los padres de los dos jovencitos, quienes le comentaron que, al parecer, habían sido privados de la libertad.
Y es que comenzaron a recibir llamadas telefónicas, donde les solicitaban una fuerte suma de dinero a cambio de liberarlos, ya que, de lo contrario, no los iban a ver nuevamente con vida.
Al presumir que se trataba de una extorsión telefónica, se le pidió que avisara a sus familiares que no hicieran ningún tipo de depósito y tampoco volvieran a contestar el teléfono.
Al mismo tiempo, los uniformados de la Policía Municipal de Cosío y de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado se dieron a la tarea de buscar a los dos menores de edad, hasta que más tarde los localizaron cuando caminaban por la carretera que conduce a la comunidad de Santa María de Gallardo.
Una vez que confirmaron que ambos se encontraban ilesos, procedieron a trasladarlos con sus familiares, siendo entregados sanos y salvos a la señora María Angélica, quien agradeció la intervención de los uniformados.

¡Participa con tu opinión!