Con la emisión de nuevas reglas de suspensión de plazos y términos legales para algunos procedimientos del SAT, con una vigencia del 4 al 29 de mayo de 2020, el abogado fiscalista José Antonio Guerra Caparrós aseveró que esas disposiciones únicamente aplican para aquellas operaciones que no se pueden ejecutar por vía electrónica.

Hoy en día, el Código Fiscal de la Federación se encuentra redactado en el sentido de que todo es electrónico, lo que está suspendido para el Servicio de Administración Tributaria es el procedimiento de discrepancia fiscal, las visitas domiciliarias, las revisiones de gabinete, algunas auditorías y ciertos procedimientos, detalló.

Agregó que los contribuyentes no deben confundirse y deben solicitar el apoyo de sus contadores, asesores fiscales para atender cualquiera de sus dudas, porque no están suspendidas las revisiones o las auditorias electrónicas, ya que esas se ejecutan de manera virtual.

No se suspende la presentación del recurso de revocación, porque se realiza por medios electrónicos, al igual que la cobranza que realiza el SAT, la presentación de declaraciones, el pago de impuestos, los servicios de asistencia y orientación al contribuyente no descansan, incluidos los avisos y la inscripción ante el RFC, los cuales se hacen de modo directo previa cita que se registra en el portal del SAT.

José Antonio Guerra Caparrós aseveró que la autoridad fiscal continúa con sus facultades y en este escenario, donde las empresas se encuentran muy débiles en estos momentos al haberse detenido muchas de las actividades productivas, el SAT se mantiene vigente y no da mucha tregua.

Prueba de ello fue que a las personas morales no se les concedió el plazo para presentar sus declaraciones anuales, tal y como sí sucedió con las personas físicas que tienen hasta el 30 de junio para cumplir con esa obligación si así les corresponde de acuerdo a la normatividad vigente, mencionó finalmente.