Un caos se vivió este miércoles en las instalaciones de la delegación de la Secretaría de Bienestar, ante la gran cantidad de personas de la tercera edad que se vieron obligadas a hacer enormes filas para recibir su tarjeta de cobro, toda vez que era el último día para poder realizar el trámite.
En opinión de Bertha Dora Quesada, presidenta de la Fundación Familiares de Alzheimer y quien hizo la denuncia, esta acción es inhumana por parte de dicha dependencia federal, al tener paradas por varias horas a personas que apenas y pueden caminar, además de sufrir las inclemencias del tiempo entre el sol y el viento; el servicio fue lento y la gente siguió por mucho tiempo atorada.
“No sé la delegada Nora Ruvalcaba dónde anda porque aquí es para darse una vuelta y garantizar atención adecuada, coadyuvar a desahogar el tráfico y sobre todo no amenazar a los beneficiarios con que si no la recogen en tal fecha, ya no pueden hacerlo. Deberían de mandar a gente de Protección Civil para que esté pendiente ante cualquier cosa que pudiera suceder”, expresó.