En el Día Mundial del Trastorno Bipolar, diez de cada cien mil habitantes en Aguascalientes padecen esta enfermedad emocional, y ha sido demostrado que se trasmite de modo genético y se activa si la persona tiene una mala crianza, informó la directora del Hospital Neurosiquiátrico del ISSEA, Luz María González García.
A causa de la pandemia por el COVID-19, este trastorno afectivo bipolar ha aumentado su tasa de prevalencia en México. Sin embargo todavía existe un elevado porcentaje de personas que no han podido ser diagnosticadas al haber rechazo social, no entender la enfermedad mental y siguen ahí sin recibir un tratamiento profesional de un psiquiatra o psicólogo.
Indicó que del total de las enfermedades mentales que se atienden en el estado de Aguascalientes, el 10% se relaciona con el trastorno afectivo bipolar, cuyos pacientes si no reciben atención generan muchos problemas al perder sus empleos y a sus familias, donde la gente los rechaza y no se ocupa en apoyar en generar un diagnóstico apropiado.
Una persona que sufre este trastorno puede ser identificada porque se mueve en dos polaridades, es decir van de una depresión que dura entre 3 y 6 meses, pueden tener la “pila baja, descargada o media baja”, sin embargo otros 3 a 6 meses se van hacia la manía, con toda la energía, dejan de dormir, comen mucho y hacen muchas cosas, pero tienen poco control de juicio y son impulsivos, generándose muchos problemas.
La directora del Hospital Neurosiquiátrico “Dr. Gustavo León Mujica García” detalló que el trastorno bipolar se desencadena en las personas por el medio ambiente en el cual habita, si vive con estrés o en una crianza mala, con descuido o son hijos de padres adictos ocasiona que desarrollen este genoma humano. Si vive en un clima emocional tranquilo no lo desarrollará.
Luz María González García mencionó que este trastorno afecta por igual tanto a hombres como a mujeres. También se presenta en menores de edad, aunque se confunde con otros padecimientos mentales, pero la incidencia es baja. La edad que más se diagnostica oscila de 18 a 25 años de edad, puntualizó.

¡Participa con tu opinión!