Denuncia el presidente de la Asociación Guardabosques de Cobos, Miguel Vázquez Sánchez la realización de maniobras por parte de una constructora que impactaron el corazón del Bosque de los Cobos con la apertura de un extenso camino para transportar y depositar residuos de obra del fraccionamiento Lunaria en la confluencia de dos cañadas del área prioritaria para la conservación de este importante sitio.
El activista comentó que esta situación fue detectada el pasado martes cuando notaron una serie de maniobras realizadas por la operación de maquinaria que realizó un extenso camino de más de un kilómetro, el cual desemboca hacia una zona donde confluyen dos cañadas: la principal, la de Cobos y un arroyo que tributa sus aguas en el temporal de lluvias precisamente a este cauce. “El pasado miércoles implementamos un monitoreo más intensivo por parte de Guardabosques y fue cuando detectamos una máquina retroexcavadora que realizaba un desmonte en la desembocadura de esta terracería, removiendo toda la vegetación que ahí se encontraba”.
Indicó que esta acción afectó a varias especies de nopales, árboles de huizache, de mezquite y diferentes plantas que fueron prácticamente arrancadas para ser arrojadas a la cañada, el cual es un terreno intermedio entre las dos áreas naturales protegidas, ya que al sur está el área natural protegida estatal Cobos-Parga y al norte se tiene el área natural protegida municipal Cobos.
Estableció que el punto que se desmontó está establecido dentro del catálogo de sitios prioritarios para la conservación por parte del Estado. Indicó que al revisar la zona removida de materiales encontraron un ejemplar de lagarto espinoso de mezquite, cuya especie está en la NOM-059, la cual decreta que está amenazada. “El trastocamiento de la maquinaria hizo remover algunas rocas o suelos, la despertó del letargo, afortunadamente la rescatamos, no la mataron, pero finalmente están operando con maniobras irresponsables por la presencia de ésta y otras especies que están enlistadas y es por lo cual que esta zona se ha considerado de valor biológico”.
Por lo anterior, dijo esto fue denunciado de inmediato a la PROESPA quien acudió con la empresa porque los operarios dijeron recibir indicaciones del Grupo San Cristóbal y al parecer ellos sólo tenían un acuerdo verbal entre el propietario de ese predio y la compañía a la que están prestando servicio. “Exhortamos a la Proespa, Semarnat, Secretaría de Medio Ambiente del Estado y a la propia Semadesu a que establezcan reglas claras para evitar este tipo de acciones que ya perjudicaron y dejar en claro que esta zona no puede tocarse de esa forma”.

¡Participa con tu opinión!