Una banda de delincuentes integrada por un padre y tres de sus hijos, entre ellos un niño de apenas 13 años, todos ellos originarios de la ciudad de Tijuana, Baja California, fueron capturados por policías estatales tras una persecución policiaca.
Se dedicaban al robo de autopartes automotrices, principalmente catalizadores, a fin de sustraer el platino, que es vendido posteriormente en el “mercado negro”.
Quienes ya se encuentran a disposición del agente del Ministerio Público de la Dirección de Investigación del Delito de la FGE son el señor José, alias ‘El Pelón’, de 46 años, y sus hijos José Miguel, de 18 años, y otros dos adolescentes de 17 y 13 años.
Desde el pasado fin de semana, la Secretaría de Seguridad Pública del Estado tomó conocimiento del robo de cuatro catalizadores a igual número de automóviles que estaban estacionados en diferentes puntos de la ciudad.
Mediante trabajos de inteligencia, se logró establecer que los sospechosos se desplazaban a bordo de un automóvil VW Derby, color gris y sin placas de circulación.
Finalmente, los sospechosos fueron detectados por policías estatales del Grupo Motorizado Dragones, cuando robaban el catalizador de una camioneta Renault Stepway, color naranja y con placas de circulación de Aguascalientes, que se encontraba estacionada en avenida Siglo XXI Norte, a la altura del fraccionamiento Montebello Della Stanza.
Los policías estatales iniciaron una persecución del coche VW Derby, hasta que finalmente lo interceptaron en la misma avenida Siglo XXI Oriente, a la altura del fraccionamiento Municipio Libre.
Al ser detenidos el hombre y sus tres hijos, los policías estatales procedieron a registrar la unidad automotriz, encontrando en el interior un catalizador, dos baterías para vehículo y herramienta varia, todo lo cual fue asegurado. Se estableció que los detenidos ya habían cometido robos similares en otros estados del país.