Triste realidad tras las puertas

El secretario de Salud, Rubén Galaviz Tristán, aseveró que en Aguascalientes existe un severo problema de violencia intrafamiliar y es uno de los factores más importantes que afectan y hacen crecer los problemas de salud mental. Se ha detectado que los niños agredidos son ocultados y no reciben atención médica.
Esta realidad provoca una problemática importante en Aguascalientes denominada sociopatía, motivo por el cual el Instituto de Servicios de Salud del Estado trabaja un programa con las escuelas públicas y privadas para que haya psicólogos a cargo de la Dirección de Salud Mental y Adicciones, con el fin de darle claridad a este fenómeno que se ha detectado.
La intención es llegar a todas las escuelas, aunque en una primera etapa se contará con 300 psicólogos trabajando al interior de los planteles, estos dependientes del Instituto de Educación. Por su lado, el ISSEA se encargará del seguimiento epidemiológico y de la capacitación de los profesionales de la psicología.
Frente al número de casos que llegan a los centros de salud y a los hospitales por un factor de violencia, dijo que lamentablemente persiste un subregistro, porque las víctimas siguen protegiendo al agresor. Es importante que las personas tomen conciencia de que existen instancias que les ayudan y que pueden resolver las situaciones de ataques dentro del hogar.
Agregó que las personas que llegan a los centros de salud y hospitales son atendidas por golpes contusos, sobre todo en zonas de exposición, como la cara y los brazos. Especialmente, las mujeres son las que llegan a recibir atención médica, pero también se sabe que la lista de niños agredidos es elevada y la mayoría de ellos son ocultados; no los llevan con el médico.