Antonio Baranda y Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La deuda de Ricardo Salinas Pliego y sus empresas pasó de 30 mil millones de pesos a 63 mil millones en tan sólo cinco días en los que se han endurecido los ataques del dueño de Grupo Salinas contra la 4T.
El Jefe del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Antonio Martínez Dagnino, informó ayer en la mañanera del Presidente Andrés Manuel López Obrador que de la deuda actual, 53 mil millones de pesos corresponden a juicios fiscales anteriores y en proceso.
Los otros 10 mil millones de pesos, precisó, son derivados de créditos emitidos en la actual Administración federal.
Pero apenas el 15 de marzo, el mismo SAT había dado a conocer que la deuda del empresario al fisco era de 30 mil millones de pesos.
Ayer, Martínez explicó que en el caso de los juicios fiscales (53 mil millones) el monto original que debieron pagar las empresas de Salinas era de 38 mil millones de pesos.
Ese monto comprende 17 juicios, incluidos 7 casos de «consolidación fiscal», que es un esquema que permitía diferir o aplazar el pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR).
«Todos estos adeudos se observaron por parte del SAT por un monto de 38 mil millones de pesos, pero al día de hoy, con la actualización, con la inflación y por los recargos, asciende a un monto de 53 mil millones», explicó el jefe del SAT.
En tanto, cuestionado sobre posibles acuerdos con Salinas Pliego para disminuir la deuda y acelerar su pago, el Presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo que lo mejor es que lo resuelva el Poder Judicial con prontitud.
«Que haya justicia expedita, que no se vayan a seguir aplicando tácticas dilatorias y termine mi gobierno y quede este asunto pendiente», dijo.