Con el inicio de la Feria empezaron a caer este fin de semana los volúmenes de venta en restaurantes que operan fuera del perímetro de San Marcos, reconoció Claudio Innes Peniche.
El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), advirtió que esta baja alcanzará en algunos casos hasta el 40%, dependiendo del tipo de negocio.
“La situación no es novedosa, pues se trata de una actividad sujeta a los ciclos del mercado y por fortuna tampoco llega a ser caótica, pues sin que sea consuelo, todo se compensa con una baja en la nómina y en las compras”, agregó.
En ese sentido, recordó que hay un número importante de meseros, garroteros y personal del ramo que renuncian, piden permiso o vacaciones durante el periodo de Feria, para ir a trabajar a los negocios del perímetro.
Esto debido a que es una “temporada alta” para ellos ya que llegan a obtener ingresos extraordinarios que de ninguna manera podrían aspirar en la plaza base con que cuentan y menos en periodo de Feria, cuando caen tanto las ventas.
Innes Peniche destacó que frente a la histórica tendencia que antes convertía a los negocios de fuera del perímetro en auténticos sitios abandonados, se han tomado diversas medidas por parte de los empresarios. “Por un lado, los dedicados a los antros suelen programar para estas fechas trabajos de remodelación integral de sus locales, a fin de que acabando la Feria puedan atraer clientela con elementos y conceptos novedosos”.
Pero en los años más recientes, los restaurantes fuera de perímetro se han identificado con clientes que prefieren comer en algún sitio antes de ir a la Feria y entonces ese nicho de oportunidad se ha aprovechado con menús rápidos, servicio expedito e incluso traslados hacia San Marcos, como la Plaza de Toros u otros puntos de interés.