El titular de la SEDUM, Jaime Gallo Camacho, informó que al alcalde electo, Leonardo Montañez, se le propuso la modernización del sistema de supervisión de desarrollo urbano, a fin de ejercer un mayor control de los trabajadores y evitar situaciones de corrupción.
Esto, porque, actualmente, el supervisor debe acudir a los sitios para tomar las fotografías, levantar un acta de lo que sucede, cuando ahora muchos de esos procesos podrían realizarse de manera digital a través de una tableta o un dispositivo inteligente.
Agregó que mucha de esta información se puede subir a una plataforma e incluso evitará que ocurra alguna corrupción, ya que, cuando un supervisor llega a un lugar, y si no hay nadie que lo vigile, a cambio de un dinero, no sanciona a la gente que incumple con la normatividad y no lleva a la gente a que regularice las obras que lleva a cabo.
La intención es que este trámite sea en línea y se pueda monitorear lo que hacen o no los supervisores y, de esta manera, lograr un mejor control en el campo.
Agregó que la Secretaría de Desarrollo Urbano Municipal delega a la siguiente administración muchos retos pendientes, como la actualización de su plataforma digital para que 12 trámites se arranquen en línea, como el número oficial, ya que éste es requisito para el 40% de todos los trámites municipales.
Aparte, dijo que la SEDUM necesita la actualización del marco normativo para apoyar a las autoridades estatales y al Congreso del Estado para mejorar el contenido del COTEDUVI, junto con los municipios del interior y sectores empresariales y profesionistas.
Jaime Gallo Camacho señaló que las reformas más importantes del COTEDUVI se relacionan con que un trámite para un fraccionamiento requiere de 93 documentos, aparte de que se tiene que cumplir con otros requisitos ante diferentes instancias estatales y municipales, todo lo cual vuelve muy lento el proceso de autorización.
Por ello, se busca que se mejoren los tiempos de respuesta en el COTEDUVI para que los fraccionamientos puedan realizarse de modo más expedito y se asegure, con ello, la calidad de las obras que se entregan a las personas que adquieren una vivienda.