Un descuido provocó que un hombre que sufría de parálisis cerebral, cayera accidentalmente al interior de un aljibe y muriera ahogado.
La tragedia se registró el lunes aproximadamente a las 16:15 horas, en un domicilio ubicado en la calle Fray Bartolomé de las Casas y casi esquina con la calle Francisco Sarabia, en el fraccionamiento Talamantes Ponce.
Quien murió de una trágica manera fue un hombre identificado como Carlos Fernando, quien contaba con 36 años.
Un reporte al número de emergencias 911 indicaba que minutos antes, una persona del sexo masculino había caído al interior de un aljibe y aunque ya había sido rescatado por sus mismos familiares, se encontraba inconsciente y no respondía a ningún estímulo.
De inmediato se trasladaron a la dirección señalada líneas arriba unos policías estatales y una ambulancia del ISSEA. Sin embargo, cuando los paramédicos se dispusieron a brindar los primeros auxilios a Carlos Fernando, confirmaron su muerte por ahogamiento.
De acuerdo a la versión de los familiares, el ahora occiso sufría de parálisis cerebral y para movilizarse utilizaba una silla de ruedas.
Aparentemente, el lunes por la tarde se acercó demasiado a un aljibe que se encontraba destapado y accidentalmente cayó al interior, sin que en ese momento nadie de sus familiares se diera cuenta.
Fue hasta minutos después que observaron la silla de ruedas tirada junto al aljibe y al presumir que Carlos Fernando había caído al interior, decidieron asomarse y en ese momento lo observaron flotando en el agua boca abajo.
Los mismos familiares lograron rescatar el cuerpo, pero al notar que estaba inconsciente, decidieron llamar a los servicios de emergencia, aunque lamentablemente para cuando llegó la ayuda ya había fallecido.
A fin de realizar las diligencias correspondientes, más tarde acudieron los agentes del Grupo Homicidios de la PDI, el personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del Ministerio Público de Hospitales de la Fiscalía General del Estado, quien dio la fe ministerial del cadáver.