Un joven albañil murió trágicamente al electrocutarse cuando accidentalmente tocó unos cables de alta tensión.
La tragedia se registró el viernes a las 15:06 horas, en un domicilio en construcción que se ubica en la calle Nicolás Bravo y esquina con la calle La Pedrera, en el Barrio de Chora, municipio de Rincón de Romos.
La víctima mortal fue un adolescente de 17 años, que trabajaba como albañil en el lugar de los hechos.
Tras el reporte realizado al número de emergencias 911, se trasladaron al Barrio de Chora los policías preventivos de Rincón de Romos, policías estatales y una ambulancia del ISSEA.
De igual forma, acudieron agentes del Grupo Homicidios de la PDI, personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del Ministerio Público de Hospitales.
Cabe destacar que los peritos de Servicios Periciales, con apoyo de personal de Servicios Públicos Municipales de Rincón de Romos, descolgaron el cadáver del adolescente, el cual había quedado colgado de cabeza hacia el exterior, en la azotea de la finca en construcción, tras quedar atorado de su pantalón de una varilla, a unos 6 metros de altura.
Cabe destacar que el encargado de la obra, de nombre Jorge, de 27 años, comentó que minutos antes ambos se encontraban trabajando en la azotea de la finca en construcción.
En un momento determinado, su ayudante se asomó desde una barda que estaban levantando, a fin de verificar si ya había llegado el material que habían solicitado.
Sin embargo, al realizar dicha acción, accidentalmente tocó con su cabeza los cables de alta tensión que pasaban frente al domicilio, lo que provocó que recibiera una fuerte descarga eléctrica y fuera lanzado hacia la banqueta de la calle, pero quedó atorado en unas varillas que sobresalen, evitando con ello su caída desde una altura de más de 6 metros.