Un descuido provocó que una niña de apenas 16 meses de nacida muriera ahogada al caer accidentalmente a una cubeta con agua.
La tragedia se registró el domingo a las 10:12 de la mañana, en una vivienda ubicada en la calle Pozo Hondo y esquina con avenida Paulo N. Martí, en el fraccionamiento Pozo Bravo.
Inicialmente, en el C4 Municipal se recibió un reporte en el que se solicitaba la presencia de una ambulancia, ya que una niña había caído a un balde con agua y se encontraba inconsciente.
Hasta el lugar de los hechos acudieron policías preventivos del Destacamento “Terán Norte”, pero al hacer su arribo fueron informados que ya habían trasladado a la pequeñita a recibir atención médica a la Clínica Franco-Brasileña.
Sin embargo, minutos después, policías preventivos del Destacamento “Terán Sur” reportaron que la niña ya había fallecido.
A fin de realizar las investigaciones correspondientes, acudieron al mencionado nosocomio los agentes del Grupo Homicidios de la PDI, personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del Ministerio Público de Hospitales de la FGE.
La mamá de la ahora occisa de nombre Rosa, de 30 años, comentó que minutos antes se encontraba lavando la ropa en el patio de su domicilio y estaba acompañada por su hija de 1 año y 4 meses de edad.
Agregó que en determinado momento escuchó que sonaba el teléfono, por lo que fue a contestar y se percató que era su esposo. Sin embargo, dijo que se distrajo por algunos momentos, ya que ambos comenzaron a discutir.
Es el caso que tras colgar la llamada y regresar al patio, encontró a su hija en el interior de una cubeta con agua, por lo que de inmediato la rescató y se percató que estaba inconsciente, por lo que trató de reanimarla, pero la niña no reaccionaba a ningún estímulo.
Por tal motivo salió a la calle a pedir ayuda y fue un vecino quien a bordo de un automóvil Nissan Áltima, color blanco, la llevó hasta la Clínica Franco-Brasileña, aunque al momento que un médico valoró a la pequeña, se dio cuenta de que ya había muerto.