Los altos costos en el precio de la tortilla, que se sitúa a 20 pesos por kilogramo, obedecen al tráfico de gas denominado como “huachigas”, que induce a las tortillerías a encarecer el precio al consumidor. Así lo señaló el presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios, y Turismo (Canaco), Miguel Ángel Breceda Solís.

Dijo que es necesario reconocer que hay un mercado de “huachigas” y que existen “huachigaseros” que llegan a suministrar a las tortillerías. Breceda aseguró que precisamente eso fue lo que pasó en Jesús María, en donde, en la semana que terminó, explotó un tanque de gas que, según el declarante, se encontraba en mal estado.

Señaló que el costo de las materias primas del maíz para la elaboración del producto incide en el incremento del precio de la tortilla, pero fundamentalmente se eleva porque los industriales de la tortilla encuentran una oferta de gas con costos muy altos, ante el encarecimiento que está provocando el tráfico ilegal de gas.

Subrayó que el costo de la energía como principal gasto de la producción de tortillas podría reducirse con programas de equipamiento tecnológico para obtener energía solar que está impulsando la Cámara de Comercio y están a disposición de los tortilleros. Advirtió que el Gobierno Federal debe enfrentar el problema del “huachigas” como factor de encarecimiento de la tortilla.

“El problema de la tortilla es el problema del gas. El gas está muy caro para poder generarse, y hay un problema de tráfico, que hace que las tortillerías encarezcan su producto para poder asumir ese consumo…” Miguel Ángel Breceda, CANACO