Silvia Olvera
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- El fabricante estadounidense de autos eléctricos Tesla podría anunciar en los próximos días una inversión en Nuevo León que podría alcanzar los 10 mil millones de dólares en diversas etapas.
De confirmarse ese monto, que sería la inversión extranjera más grande anunciada para Nuevo León desde que hay registro, México se sumaría a Estados Unidos, Alemania y China, que cuentan ya con una «Gigafábrica» de la empresa propiedad de Elon Musk.
La fecha tentativa que se ha manejado para el posible anuncio es el próximo viernes, aunque también se prevé que podría ser en enero.
Fuentes cercanas a la negociación revelaron que se trataría de una inversión multimillonaria que contempla varios procesos de producción y se ubicaría en un complejo en Santa Catarina.
«La inversión, incluyendo fases iniciales y expansiones futuras, excedería los 10 mil millones de dólares», señaló una de las fuentes.
«Consistirá», explicó, «en inversión en fase inicial para diversos componentes para modelos (de vehículos eléctricos), ya existentes, y en fases futuras sería (fabricar) un nuevo modelo de costo menor a los actuales».
Esta información coincide con lo adelantado por el Gobernador Samuel García el pasado 8 de diciembre, cuando señaló que se esperan «inversiones históricas» para el Estado y el País, pero declinó dar detalles argumentando contratos de confidencialidad.
El anuncio de inversión se daría luego de que Grupo REFORMA publicó el 23 de octubre que Musk estuvo de visita en Nuevo León con el Gobernador y sus colaboradores, como Emmanuel Loo, Subsecretario de Inversión estatal.
Las fuentes detallaron a Grupo REFORMA que la inversión inicial, destinada al proceso de producción, podría rondar entre los 800 y mil millones de dólares.
El objetivo de Musk, en embargo, es ir añadiendo procesos productivos.
El proceso de construcción en Nuevo León dependerá de la urgencia de Musk por iniciar producción.
La planta en China estuvo lista en un tiempo récord de 170 días hábiles y su arranque fue en el 2018, mientras que la fábrica de Austin inició en julio del 2020 y la apertura fue en abril pasado.
Las instalaciones texanas, no obstante, tuvieron que encarar las restricciones por el Covid y diversos eslabones productivos se vieron afectados por falta de componentes.
En Nuevo León, brokers o asesores inmobiliarios de inversionistas coinciden que en este año han recibido la visita de proveedores de Tesla que buscan instalarse en el Estado.
«Llevo alrededor de 10 proveedores de Tesla que han venido a buscar opciones de ‘sites’ para instalarse aquí», dijo una fuente.
«No sé si algo saben», añadió, «o es porque también buscan proveer a otras firmas que están produciendo eléctricos en México».