En tiendas del centro de la ciudad, como departamentales y de autoservicio, tienen entre sus principales exhibidores prendas íntimas de color rojo y amarillo, pero según los encargados de los comercios, tienen mayor demanda los segundos, como muestra de que la gente ansía tener un año nuevo en donde tengan más dinero que amor.

Vestir lencería de estos dos colores principalmente, se ha vuelto una tradición y quienes a modo de diversión o por tener esta creencia, aseguran que tendrán mejores resultados si la prenda es regalada, por lo que en muchas familias se acostumbra hacer intercambios de estas prendas y usarlas para recibir el año nuevo.

De acuerdo a un recorrido hecho por varias tiendas del centro y departamentales, las encargadas de estas secciones aseguraron que las más vendidas son las prendas amarillas, con la idea de tener una mejor economía en el año venidero, sobre todo porque comentaron, algunas “dicen que las cosas no vienen bien porque el gobierno no tiene buenos planes, entonces hay que prepararse y tener fe”, dijeron entre risas.

Según la tradición, usar lencería amarilla para recibir el año nuevo permitirá tener una temporada de prosperidad y abundancia, generalmente relacionado con el dinero, pero también un ciclo de buena suerte.

Por lo que respecta a la lencería en color rojo, se supone que permitirá a quien la porta, que no le falte el amor y la pasión, aunque hay quienes, para no fallar, combinan los colores en una sola prenda o usan dos.

Sin embargo, también en este tipo de asuntos los tiempos han cambiado, pues hay quienes ofrecen más opciones en colores de prendas íntimas, de ahí que según explicaron los comerciantes, usar el negro en la intimidad de la persona hará que impere la elegancia; el verde la buenaventura, el blanco que haya paz y armonía en las emociones, y azules bienestar, por ello es que el abanico de oportunidades para recibir el año nuevo con sensualidad y suerte, ahora es más.

Hasta ahora nadie sabe de dónde viene esta tradición, pero también hay otras costumbres que se siguen en lo personal y familiar para despedir al año viejo y recibir el nuevo, lo cual de no hacerse realidad, al menos hace que sea un festejo divertido, sobre todo porque en otros tiempos la usanza era solo para las mujeres, pero ahora también hay ropa interior para varones que reportan los comercios, también ha tenido mucha demanda.

¡Participa con tu opinión!