Es constante la rotación de personal en la industria gastronómica al ser un trabajo que para algunos sectores de la población, en especial jóvenes, no resulta tan atractivo, al requerir en muchos casos de una fuerte exigencia física. Por ello, y posterior a la normalización de los establecimientos con la baja incidencia en casos positivos de COVID-19, ha sido común que restaurantes tengan vacantes.
El presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados, José Álvarez Fernández, explicó que a pesar de que la industria ofrece sueldos competitivos y con prestaciones de ley, una gran cantidad de negocios dedicados a la preparación y venta de comida no puedan tener completa su plantilla laboral.
Agregó que dentro de las causas identificadas, se encuentra el desánimo de los más jóvenes, al ser un trabajo en ocasiones exigente, además de que se trabaja los fines de semana con horarios de salida más prolongados a diferencia de otros giros.
Otra de las causas por lo cual la contratación de personal se ha complicado, ha sido el hecho de que en los últimos años las personas tuvieron la oportunidad de incursionar con el home office, lo que terminó siendo más atractivo en algunos casos.
De la misma forma, señaló que existen personas que toman el trabajo en restaurantes como una opción temporal, principalmente en temporada vacacional, acusando también a la competencia desleal como otro de los factores que han influido para conseguir al personal suficiente.

“El sector de los alimentos da la oportunidad de que su personal tengan además de un sueldo fijo, ingresos extras por concepto de propinas, es un sector que incluso contrata a gente mayor y que han resultado útiles y responsables”.
José Álvarez. Presidente CANIRAC.